Mapa de recursos


Entre Buño y Niñodaguia, Gundivós

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Estas son tres referencias de la artesanía en Cerámica de Galicia.

Este es el triángulo mágico de la Artesanía de Galicia y también tres emblemáticos paisajes que marcan la diferencia del País. Paisajes próximos al mar de las Sisargas, a la Sierra Santa y a la Ribeira Sacra. Artesanía en barro heredada de nuestros ancestros.

 
Entre Buño y Niñodaguia está Gundivós. Y si estas son las tres grandes referencias de la artesanía en cerámica de Galicia, son tres paisajes distintos que nos aguardan, el próximo fin de semana.
Buño es parroquia interior de la Malpica marinera. Encontraremos también aquí alojamientos rurales y buena gente dispuesta, incluso, a enseñarnos el arte de moldear el barro. La tradición alfarera de Buño es de las mas antiguas de Galicia y la parroquia en si mismo tiene un alto valor artístico: posee una iglesia barroca, y en sus calles nos sorprenderán varias quintas del siglo XIX, al margen de los talleres de los artesanos.
Claro que a menos de diez kilómetros, Malpica es la postal marinera mas bella de esta comarca. Y pasear por su playa es enfrentarse a las Sisargas, el paraíso de las gaviotas.
Gundivós es un lugar fulgurante en medio de la Ribeira Sacra. Pertenece al municipio de Sober y fue primeramente un castro. Aquí quedan pocos alfareros, pero sus trabajos son altamente estimados por los amantes de este tipo de artesanía. Dicen algunos historiadores que esta cerámica es tan antigua como estas tierras, donde además de los galaicos proendos habitaron los romanos de la villa de Proentia. Se está reconstruyendo, muy cerca, el Pazo de Sober, que será un auténtico paraíso recuperado, de cinco estrellas. Todo cuanto rodea a Gundivós es arte: incluso el paisaje moldeado por el río Sil.
Hay que cruzar el Sil para llegar a Niñodaguia, que es parroquia de Xunqueira de Espadañedo, tierra de monjes al pie de la Sierra Santa que es la que conocemos por San Mamede. Los alfareros de Niñodaguia continúan una vieja tradición oleira nacida al pié de uno de los monasterios de montaña que tenían en Galicia los ?Bernardos?. No faltan casas recuperadas para el turismo que podemos utilizar como alojamiento, incluso en la cercana Maceda, podemos dormir en uno de los castillos medievales mejor conservados de Galicia.
Desde Niñodaguia se llega fácil, por una parte a la Ribeira Sacra ourensana y por la otra a la Sierra de San Mamede. En uno de los montes de sus estribaciones, el de A Graña, se practica el cicloturismo y el parapente. Y es uno de los miradores mas excepcionales de toda la comarca.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook