Mapa de recursos


Verano de Alquiler

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Galicia cuenta hoy con medio millón de viviendas para alquilar en verano.

Desde Galicia Para El Mundo viajamos ahora por las villas veraniegas de Galicia, a las que ya llegó el llamado turismo de veraneo, una modalidad que también tiene su historia.

 
Todo comenzó como consecuencia de aquellas economías precarias, en las que los marineros no encontraban tanta riqueza en la mar y la tierra próxima a los puertos, pocos frutos ofrecía. Cuando el verano llegaba, allá se iba toda la familia a vivir a la casa del abuelo, apretujándose en salones y desvanes para dormir, y comiendo incluso por turnos, porque la modesta casa había que alquilarla a los veraneantes, para conseguir unas pesetas que sirvieran de complemento anual y así vivir un poquito mejor. No existía aún la moda de la segunda vivienda, o eran unos poquísimos privilegiados los que la tenían.
Suponemos que fue el progreso, bien o mal entendido, el que trajo nuevas modas. Construcciones a pie de playa, villas de verano, bloques de apartamentos y paseos marítimos plagados de restaurantes.
Hoy Galicia cuenta con un parque de alrededor de medio millón de apartamentos o viviendas para el alquiler, que se reparten a lo largo de los 1200 kilómetros de nuestra costa, especialmente en las Rías Baixas y en el entorno de las mejores playas. El alquiler de apartamentos es toda una industria que deja muchos euros en las llamadas villas veraniegas, especialmente en algunas que, como Baiona, Panxón y sobre todo Sanxenxo, son las mas solicitadas por servicios y por sus condiciones naturales para el veraneo.
Desde el pasado año las tendencias han cambiado algo. En los hoteles las reservas no se hacen hasta el último minuto, esperando ofertas de última hora y sobre todo para comprobar la disponibilidad de dinero, y en invierno ya es posible encontrar piso. Pero ¿que pasa con esos miles de apartamentos? Lo cierto es que a pesar de la crisis nadie se queda sin vacaciones. Junio y julio aún tienen un porcentaje bajo de ocupación, un 40% pero a estas alturas las reservas para agosto superan el 60%.Lo que cambia sobre todo son los hábitos por que los veraneantes de la crisis recortan su tiempo de vacaciones y se ha empezado a alquilar incluso por semanas y días sueltos, para adaptarse a los cambios del mercado. La quincena en un apartamento de las zonas más demandandas puede costar entre 2000 y 2500 euros, y a pesar de esto los agentes inmobiliarios coinciden en que la demanda se mantiene.
Galicia sigue siendo destino turístico, las playas se llenan, los hoteles cuelgan el cartel de completo, los apartamentos se alquilan, ¿Quién dijo crisis?


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook