Mapa de recursos


Mazaricos, la Tierra Verde

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Más de 30.000 cabezas pastas en estos prados, de carne y sobre todo de leche.

Desde Galicia Para El Mundo les invitamos a conocer el paraíso donde pasta la famosa ternera gallega, cuya carne es una de las mejores del mundo.

 
La producción láctea es el principal recurso económico de este municipio, enclavado en un valle, bajo las laderas del monte Aro, a los pies del mar interior que forma el Xallas.
El territorio municipal de Mazaricos se sitúa en la parte occidental de la provincia de A Coruña. Se humaniza en su capital, A Picota y en una larga lista de pequeños pueblos hermosos, amurados contra los vientos y etnográficamente ricos. Los ríos son el principal motivo de su paisaje. A Mazaricos le dan vida el gran Xallas, además del Maroñas, el Beba, el Arcos y el Santabaia, que conforman sus cuatro valles entre las montañas de Aro, Pedroso, Ruña y O Pindo. Cuando alcanzamos algunos horizontes, vemos como en Mazaricos los prados trepan por las laderas hasta cerca de la cumbre. Apenas hay brezo morado o toxo amarillo de primavera, porque aquí predomina el verde de la hierba necesaria para tanto ganado. Más de 30.000 cabezas pastan en tanto prado y una tercera parte tiene el carnet que la acredita como ternera gallega.
La feria de A Picota fue la mas importante de ganado de la comarca y aún hoy pugna por recuperar su esplendor. Fue creada en el año 1934 y se celebra el segundo sábado de mes. En ella, como antiguamente, se venden productos agrícolas de gran calidad, aunque la modernidad la haya disfrazado de mercadillo de ropa y calzado.
De la artesanía más antigua de la zona quedan el conocido como "chapeu" , un sombrero de ala ancha hecho con paja de trigo o centeno y las cestas de vergas, propias de la parroquia de Chacín, de donde era la mayor parte de los artesanos, concretamente del pueblo de Asenso. Blandina Quintáns lleva 60 años haciendo sombreros.
A Picota, la capital, es villa rural bien dotada de servicios; encontraremos en ella varios restaurantes y una excelente gastronomía basada en la buena carne, los buenos cocidos, las mejores empanadas, especialidades de caza en su tiempo y una receta que tiene fiesta propia, el bolo de pote, un plato más antiguo que la propia patata.
Mámoas, dólmenes y la necrópolis del monte de Embaixo nos hablan de una tierra antigua, llena de castros, por la que pasaba en la era romana la vía Per Loca Marítima camino del Finisterre.
Nos sorprenderán las iglesias medievales, como la capilla de A Virxe do Monte, del 1615. Y los cruceiros, sobre todo aquellos que por un lado nos muestran a Cristo crucificado y por el otro a la Virgen María, únicos en esta zona.
Todo el rural de Mazaricos impresiona por su espectacular belleza, pero nos quedaremos especialmente con dos lugares: Arcos, por sus hórreos y su especial configuración y Fieiro, el balcón del mar y de la tierra, con el telón de fondo del Olimpo Celta.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook