Mapa de recursos


Naturaleza Viva

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Hay verdaderos paraísos en los espacios naturales en Mazaricos.

Recorremos Mazaricos volando sus paisajes, navegando sus aguas y trotando sus caminos. Ríos grandes y pequeños, carballeiras centenarias, un mar interior, bosques que apenas dejan penetrar la luz…

 
Mazaricos, para presumir de belleza, se mira en su espejo rural. Ríos pequeños que saltan en cascada, río grande que se hace mar, montes legendarios, carballeiras centenarias, devesas escondidas? Paisajes de leyenda, ritos mágicos, deportes de aventura? Todo esto configura el gran espectáculo natural que nos aguarda en este municipio. Vayamos por partes.
La carballeira de Anllares: la encontramos entre Campelo y Castrelo. Sesenta hectáreas frondosas de especies autóctonas, está considerada el bosque mas occidental de Europa.
La ruta del río Beba: Desde su nacimiento, en San Cristobo hasta su desembocadura en el Xallas, en Vilar de Colúns, este río forma dunas y junquerales de gran valor ecológico. Además, la ruta nos permite admirar molinos y otros elementos etnográficos.
El embalse de A Fervenza. Allí donde el Xallas crea un mar interior, Naturmaz nos invita a volar en ultraligero, a montar a caballo, a navegar en canoa y a practicar una larga serie de deportes de naturaleza. Aquí todo es posible.
La devesa de Chacín. Vamos en busca del bosque animado, la luz del sol entre los árboles de la fraga, el habitat natural de los duendes y la casa de las hadas.
Comenzamos a caminar en el pueblo, gracioso, pintoresco y vital, de Vilariño de Chacín desde el que se alcanza a simple vista la Ría de Muros y Noia, para llegar hasta el río Santa Baia, por su barranco, siguiendo los estrechos senderos que solo el hombre curioso puede marcar. Ante nosotros aparece entonces la Devesa de Chacín, donde la primavera estalla en su belleza porque la luz pinta el bosque de colores. El agua salta provocando fervenzas en Santa Leocadia y en Santa Baia.
Aquí nos quedamos escuchando el eco de la cascada y convencidos de que el hombre es aquí un elemento ajeno. Porque estos paisajes son el renacer de la vida?


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook