Mapa de recursos


Nogueira de Ramuín, Tierra de Afiladores

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Hay un oficio orensano que forma parte de la historia de la emigración como el gran mito identitario que se asocia a su geografía.

Es el de afilador y paragüero, trabajo que responde a una vocación de vagabundo, de solitario viajero con el taller a cuestas y de una rica etnografía nunca compartida. Dicen algunas crónicas que los primeros afiladores nacieron en Luintra, que es la capital municipal de Nogueira de Ramuín

 
Antiguamente hubo varios asentamientos paleolíticos sobre las terrazas del Miño y del Sil, un lugar de gran belleza que atrajo a todo tipo de pobladores. Nogueira de Ramuin no fue excepción. Enclavado en plena Ribeira Sacra vive entre rocas, viñas y carballos. La historia como decíamos pasó por aquí dejando su huella, en las mámoas de A Moura, que eran los panteones funerarios de los primeros pastores y agricultores, que se clasificaron entre el año 3500 y el 2500 antes de Cristo. También en Lamaforcada dejaron su enigmático rastro los antiguos habitantes en forma de petroglifos.
Ya en la historia más reciente dicen que los primeros afiladores nacieron aquí en Luintra, la capital. Recorrían con su rueda de afilar y su barallete en boca todo el municipio, por eso le llaman la Terra da chispa, aunque por allí prefieren decir que es por la el ingenio y la simpatía de los orensanos. Como tierra de emigrantes, muchos dejaron aquí su corazón cuando se tuvieron que marchar, otros calman el mal de la tierra viniendo en temporadas y algunos siguen hoy en día con el corazón dividido. Así que en verano ya están todos aquí para celebrar la romería de Santa Xusta, en esta peña con forma de oído, los romeros se lavan los oídos con el agua que se queda en el hueco, que dicen que siempre está la mismo nivel, llueva o no. Ahora con la crisis algunos de los que se fueron a Madrid o Barcelona, vuelven al quedarse sin trabajo, así que el pueblo empieza a tener nuevos vecinos. Al lado justo de estas nuevas viviendas está la parroquia de Mundín. Los vecinos siguieron aquí, y en una churrascada de las que organizan a los pies del carballo decidieron que era necesario arreglar la capilla, que es en honor a Nuestra Señora del Pilar. Recaudaron todo el dinero que pudieron, pero como no llegaba ellos mismos se pusieron manos a la obra, y con mucho trabajo, y algún que otro favor consiguieron dejarla como nueva. Cosas de la fe.
Eso mismo, la fe, fue la que llenó estas tierras sacras de templos e iglesias, aquí en Nogueira de Ramuín se pueden visitar algunos. En Loña do Monte, a casi 1000 metros de altura está la capilla da Virxe do Monte, de la segunda mitad del siglo XVIII. La de San Martiño, en Nogueira es del siglo XII, que conserva dos portadas de la obra románica original. La de San Cristovo de Armariz aparece ya en documentos del siglo XII. En Eiradela, en la parroquia de Faramontaos, la iglesia tiene en su frente un peto de lo más peculiar, porque ya no es común un peto dedicado a San Antón, además está coronado por un cruceiro con la figura de Cristo y un reloj de sol, que aún funciona.
Para los que buscan la espiritualidad que desprende esta tierra sacra, la Casa da Eira es el lugar perfecto para hospedarse, y recorrer los lugares más hermosos que hayan visto nunca.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook