Mapa de recursos


Hermandad Gallega de Caracas

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

En la Hermandad se respira galleguidad por los cuatro costados

Fue un 12 de octubre, fecha del aniversario del descubrimiento del nuevo mundo cuando los gallegos de Venezuela descubrieron también que en la unión radicaba la fuerza, y que los miembros del Lar Gallego, el Centro Gallego y la Casa de Galicia, hasta entonces dispersos, debían fusionarse en una sola hermandad.

 
Era el año 1960 y todavía habría que esperar otros doce meses para ver completado el sueño de juntarse todos en la sede de Maripérez. Hoy, después de 40 años de esfuerzos y sacrificios, la Hermandad se ha convertido en una pequeña ciudad que va creciendo y perfeccionándose al ritmo que exigen sus socios. La sede de Maripérez tiene el privilegio de ocupar una manzana en pleno centro de Caracas que abarca 24.000 m cuadrados. Aquí la amabilidad propia del país se une a ese empeño que tienen los gallegos por hacer las cosas bien y por darles a los suyos lo mejor. Ese ha sido el deseo de todas las juntas directivas que han pasado por esta hermandad gallega de Caracas. El comité de damas de la hermandad trabaja para ayudar a los que más lo necesitan. El dinero para financiar todas esas obras benéficas lo sacan de los divertidos bingos que organizan todos los viernes por la noche. Como ven, la hermandad es más que un club, y como club cuenta con unas instalaciones en donde no le falta de nada. Una piscina olímpica, otra infantil, canchas de tenis, de frontón, racquetball y squash, de baloncesto y fútbol, clases de aerobic y de karate convierten a esta hermandad en una potencia deportiva donde 35 monitores imparten las distintas disciplinas a 2.600 atletas, que en algunos casos han alcanzado medallas nacionales e intercontinentales. La cultura ocupa también un apartado de especial importancia. Los niños reciben el legado de sus antepasados en el colegio Castelao, se familiarizan con la interpretación en el espectacular teatro Rosalía de Castro y con las danzas y el folklore a través de las distintas agrupaciones de baile y gaitas, herencia del querido Cachafeiro. Hay espacio para los servicios médicos, la óptica, la farmacia, un aparcamiento de varios niveles y hasta una plaza, la Simón Bolívar.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook