Mapa de recursos


Veinte años después

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Hace tan solo 20 años que la mujer se incorporaba como una más a las Fuerzas Armadas.

Tal vez hoy nos parezca ya muy normal, pero en su momento fue todo un suceso que revolucionaría las Fuerzas Armadas españolas. Nos referimos a la incorporación de la mujer a los ejércitos, y de forma muy especial a la Marina.

 
Veamos como le ha ido en estas dos décadas de uniforme. Fue en 1988 cuando la mujer pudo incorporarse a las Fuerzas Armadas Españolas, por decreto ley. Fue todo un acontecimiento y el mayor avance democrático de los ejércitos. Veinte años después, la mujer de uniforme es una estampa común en las instalaciones militares, algunas tan rígidas en el pasado, como lo fue la Escuela Naval Militar de Marín, en donde, al principio, no había sentado nada bien la incorporación de la mujer a la Marina. Sin embargo, hoy en día, las Fuerzas Armadas Españolas son, de las encuadradas en la OTAN, las que cuentan con más mujeres en sus filas, después de las francesas. La mujer supone casi un trece por ciento del total del personal de los ejércitos de tierra, mar y aire.
Pero lo más llamativo quizá sea el interés de la mujer por hacer carrera militar en la Marina. En estos veinte años, en la Escuela Naval de Marín se formaron como oficiales nada menos que 1.053 mujeres. La Marina española cuenta en total con quince mil mujeres en sus filas, lo que parecía imposible cuando comenzó a formar parte de la milicia. Además de la reticencia inicial de la institución castrense a la incorporación de la mujer, -hoy ampliamente superada por la casi totalidad de los militares españoles-, la incorporación de la mujer entrañó serias dificultades de infraestructuras, tanto en los cuarteles como en los barcos, donde hubo que adaptar camarotes e incluso aseos para el personal femenino.
¿Como son las mujeres futuras oficiales, que actualmente estudian en la Escuela de Marín? ¿Qué es lo que mueve a una joven a seguir la dificultosa carrera militar? La respuesta la hallaremos entre las alumnas y las ya oficiales de la Armada que cursan sus estudios o prestan su servicio en la Escuela Naval Militar de Marín, una institución que acogió a alumnos tan ilustres como el rey Juan Carlos I o el Príncipe Felipe.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook