Mapa de recursos


Vino de Otoño

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El vino es sabroso pero las cepas de otoño resultan espectaculares.

Hay un paisaje de vino y agua en el que se envuelve una de las mas populares comarcas de Galicia, la de O Ribeiro.

 
El vino y las viñas. Uno fermenta y las otras se desnudan cada otoño, no sin antes de lucir su mayor policromía. El paisaje y la industria. La foto en color y la bodega que impresiona. Un panorama tan extenso como antagónico, pero que nos oferta vivir mil sensaciones diferentes, según el escenario elegido. Comencemos por pasear hacia los miradores. A partir de los caminos que buscan el Ribeiro desde la capital orensana, que son la carretera nacional 120 que nos lleva a Rivadavia por la margen derecha del río Miño o por la izquierda, en dirección a Cortegada, por Castrelo do Miño y Arnoia.
Por uno y otro lado descubriremos que nada es uniforme en O Ribeiro. Ni el curso del Miño, ni el natural decorado de las vides y los pueblos que rodean. El otoño está en su máximo esplendor, dos meses después de la vendimia y el paisaje cambia de color de forma continua para que no solo resulte agradable, sino también sorprendente. Con el fondo de los espejos de los ríos, los viñedos se desnudan para al invierno. Es una evolución inverosímil que en pocos lugares del mundo apreciaremos.
En la bodega, el vino fermenta en las cubas que en otro tiempo fueron de madera y que hoy son de acero, para que cobre mas cuerpo el caldo.
En la comarca de O Ribeiro hay mas de 500 bodegas que elaboran el mas famoso de los blancos gallegos, actualmente con denominación de origen y con una larga historia que nos habla de romanos invasores y de monjes perfeccionistas. Posee esta comarca monumentales huellas de la evolución del vino durante dos milenios y lugares magníficos en donde probar el de la anterior cosecha, que aún es joven y sabe a uva. El sabor lo encontramos entre las viejas calles judías de Ribadavia, una vez superado el perfil del antiguo castillo de los Sarmiento.
Aquí, en las tabernas que aún conservan el calor de lo antiguo, comprenderemos, al beber el vino, el porqué de tanta belleza.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook