Mapa de recursos


El Hogar de Ancianos

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

1700 socios consiguen con su trabajo y ayuda desinteresados que el Hogar Gallego salga adelante.

Desde el año 1943 en que unos gallegos encontraron a una pontevedresa muerta en un portal, si es posible, ningún gallego, acabará sus días en la indigencia.

 
Darío lleva muchos años haciendo este mismo paseo. Porque no tuvo la suerte de tener hijos en su matrimonio que ahora le cuiden y porque cuando se dio cuenta su pensión de jubilación no le llegaba para vivir. Darío es uno de los 90 ancianos que viven en el Hogar Gallego para Ancianos de Buenos Aires, y que desde han traspasado estas puertas ya no vivirán solos ni pobres. Ovidio prefiere residir aquí que en su casa, y de eso debe saber pues ya tiene 92 años. Quizás los luzca tan lozanos porque ningún hijo le ha abandonado aquí como a otros compañeros.
El día a día dentro de estas 34 hectáreas intenta ser lo más agradable posible. Cuando su jubilación no les llega para comprar un paquete de cigarrillos ellos le ayudan también, y almacenan ropa para que a nadie le falte nada. Pero los domingos, y en algunas ocasiones especiales la alegría llega al pueblecito de Domselaar donde está situado el Hogar. Este domigo ha venido la agrupación folclórica del centro de Arzúa-Melide. A la gente mayor les gusta ver niños correteando por sus pasillos, y no digamos cuando les sacan a bailar. Algunos incluso graban en el radiocassete la música. En el Hogar están orgullosos de cada logro conseguido, de la nueva cocina, de las nuevas habitaciones, porque les han costado mucho. Y no se cansarán de pedir más colaboración. La importante labor realizada le valió a José Casalderrey la orden de Isabel La Católica, realmente un reconocimiento a toda la institución. El futuro del Hogar depende de que nos demos cuenta de que este es el mínimo reconocimiento a esta gente que se marchó de su tierra para mejorar y mejorarla.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook