Mapa de recursos


La Grandiosidad de la Montaña

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Estas montañas de los Ancares, que empiezan en Becerreá, guardan joyas naturales que no podemos dejar de mostrarles.

Bosques autóctonos, picos inalcanzables, flora, fauna, arquitectura….Casi trece mil hectáreas de Reserva nacional de Caza catalogada como lugar de interés Comunitario y perteneciente a la Red Natura 2000

 
Asturias y León comparten con Galicia la grandiosidad de la montaña. Y una campa, a la sombra del Penarrubia, nos recuerda que estas son tierras con Tres Obispos. Son estas altas montañas las que ponen límite a la Galicia lucense. Ancares es tierra de inviernos blancos, de inalcanzables altitudes, de paisaje a veces indómito, de aldeas de ladera con ancestrales costumbres, que el Navia evita buscando el trayecto mas corto para llegar al mar.
La sierra de Ancares es, toda ella admirable y mágica por naturaleza. Dicen que en sus entrañas aún habitan supuestos vigías del santo grial de O Cebreiro y los espíritus de los galaicos ?zoelas? y ?albiones? , pueblos dominantes a los que debemos la creación de las aldeas prerromanas, que aún hoy pueden admirarse en la ladera de las grandes cumbres. Este es territorio de paso obligado para el oso pardo, el último lugar en el que buscó refugió el urogallo.
Ancares nos asombra aún cuando la niebla oculte las altas cumbres o el frío de la nieve invernal nos azote el rostro. Porque aquí bien se nota la huella de las primitivas erosiones. Estamos en un territorio de altos picos nevados entre los que se encajan pequeños pero profundos valles, remarcados por los ríos pequeños, de frías y trucheras aguas, los regatos que abastecen al Navia. Pero serán las pocas aldeas que aún se cuelgan de la gran montaña, lo que más nos impresione, de este fulgurante lugar. Entre las altas montañas y los verdes valles se mantienen vivas la viejas aldeas de piedra y tejados de pizarra que escalan pendientes de vértigo. Mazo, Poso, Pando, Moreira, Suarbol, Piornedo? Cada uno de estos lugares dibuja un paisaje diferente, cambiante.
Por eso cada otoño hay que volver a pisar la gran montaña para admirar otra vez su grandiosidad.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook