Mapa de recursos


Ostras de Arcade

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La ostra de Arcade es sin duda, la más cotizada del mercado y la pionera en comercializarse y exportarse fuera de Galicia.

Decía Alvaro Cunqueiro que una buena mariscada siempre empieza con unas buenas ostras y en Arcade son las verdaderas estrellas de la gastronomía y motivo por el que cientos de gallegos mantienen abiertos una docena de buenos restaurantes.

 
Además, la hostelería gallega tuvo aquí una gran escuela con la emigración. Soutomaior dio al mundo mas de tres cientos de camareros y por lo menos cien buenos cocineros, según cuentan los más viejos. Algunos llegaron a ser cheffs de tal excelencia que incluso fueron jefes de cocina de hoteles como el Ritz madrileño. Arcade es sinónimo de ostra. Nada más y nada menos que quince restaurantes jalonan la milla escasa que ocupa la villa. Quince restaurantes en el que el rey absoluto es, por supuesto, ese bivalvo de concha rugosa y carne suave que se llama ostra. Restaurantes en el que se bautizaron cocineros que han llegado a ocupar puestos de responsabilidad en establecimientos incluso fuera de nuestras fronteras. Las ostras son la mejor tarjeta de visita de esta parroquia de Soutomaior. Como decía Álvaro Cunqueiro son ?un manjar esencial, con un sabor espiritual que es como una añoranza de mar? . Aquí incluso le han levantado un monumento.
Aunque cada vez hay menos bancos naturales de ostras en los fondos de las rías gallegas, en Arcade no escasean. Hoy en día lo más habitual es cultivarlas en viveros aprovechando plataformas, y si pasamos Rande podemos observar esta nueva especie marina, muy bien colocadas, en fila. Las bateas son ya parte del paisaje de nuestro mar. Antes de llegar a los restaurantes tendrán que pasar unas 36 horas por la depuradora. La de Lucía, Arcademar las exporta diariamente a todo el territorio nacional. En contra de lo que muchos creen, este molusco se puede preparar de muchas formas. Y en Arcade las conocen todas. Hoy visitamos el restaurante Veiramar, el primero de la milla de Oro. Paco nos muestra distintas maneras de presentar a nuestra protagonista. Porque hoy en día lo más habitual es echarle un poquito de limón y listo, pero antes las cosas eran diferentes. Hace muchos siglos se preparaban las ostras fritas, que se hacían en escabeche y se enviaban en pequeños barriles de madera a la corte madrileña; de apreciado consumo para Austrias y Borbones. En empanada, con un buen rape, cualquier plato es bueno para darle un toque más exótico.
Además se le atribuía un valor afrodisíaco. Dicen, que Casanova se recuperaba con ellas de sus excesos amorosos. Los griegos, por ejemplo, comían polvo de concha de ostras en momentos de decadencia sexual, y en Atenas votaban escribiendo en la concha del molusco el nombre del político que querían apartar del gobierno. El más votado era condenado a 100 años de destierro, al ostracismo. Lo cierto es que comer ostras en Arcade es un placer del que nadie se debe privar. Sobre todo allá por Abril, cuando celebra su fiesta grande. Aunque cualquier día del año es bueno para hacer aquí un alto en el camino y tomarse una docenita de ostras. Prueba de ello es que aquí, en el Veiramar, se despachan una media de 300 ostras al día. Incluso hay quien para todas las semanas para darse este capricho.
Un capricho que Desde Galicia para el Mundo les recomendamos.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook