Mapa de recursos


La Crisis del Fútbol

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Muchos, en Galicia, se preguntan que le ha pasado al fútbol gallego.

El deporte rey está en crisis tras el dispendio presupuestario que llegó en la década de los noventa, consecuencia de los ingresos de los clubes al ceder los derechos de las retransmisiones televisivas.

 
Al comienzo de esa década en el estado español, la televisión privada inicia su andadura y se encarece el mercado audiovisual, especialmente el de derechos por retransmisiones de partidos de fútbol. Para que se den ustedes una idea en 1989 los derechos de un partido de Liga para Galicia costaban algo más de cuatro millones de pesetas. En 1995 esa cantidad se multiplicó por cinco. Y a comienzos del año 2.000 costaban alrededor de los 30 millones. Fue en esa etapa, cuando los clubes ejercieron de nuevos ricos y multiplicaron el gasto de sus plantillas, pagando traspasos multimillonarios y sueldos nunca soñados a jugadores que llegaban desde todos los rincones del planeta, especialmente del cono sur.
Los dos grandes clubes gallegos, el Deportivo de la Coruña y el Celta de Vigo, no fueron ninguna excepción en relación con el mercado estatal y aumentaron sus éxitos en base a gastar en jugadores mucho mas de lo que realmente recaudaban en los conceptos convencionales; es decir, por cuotas de socios y venta de entradas, y otros conceptos empresariales de marketing directo. Sin embargo, en los últimos tiempos, la llamada guerra de las televisiones no impidió el descenso de las cantidades a pagar por derechos de televisión, lo que supuso una merma presupuestaria importante a los equipos menos vendedores, es decir, en aquellos que menos recaudaban en el pago por visión o que obtenían menos audiencia en la emisión abierta. Y así surgieron los enormes déficit presupuestarios, sobre todo para aquellos equipos menos favorecidos por los resultados.
Muchos de los clubes profesionales españoles se han acogido a la Ley Concursal, es decir, entraron en el proceso judicial que antiguamente se conocía como quiebra. En Galicia, el Celta de Vigo atraviesa por esa situación tras un cambio de directiva y el descenso a segunda división. Y aunque el Deportivo de A Coruña se mueve entre los equipos medios de la primera división española, su déficit no confesado alcanza los 500 millones de euros o lo que es lo mismo casi noventa mil millones de las antiguas pesetas.
Pero, ¿Quién tiene la culpa de este descalabro? ¿Cómo es posible que un club histórico como el Celta se encuentre al borde del abismo, además de económico también deportivo? Unos culpan a la mala gestión de los directivos y a sus dispendios presupuestarios. Otros a la falta de planificación de la cantera, que siempre aportó no solo jugadores para el club sino fuertes ingresos por traspasos. Y los más, a la escasa motivación de una plantilla ?la del descenso- que poco tenía que ver con Vigo y con Galicia.
Lo cierto es que mientras el Deportivo se mira en el espejo del Celta, por si acaso no hay repunte económico, el club vigués va a tardar en recuperar el esplendor de sus últimas temporadas en Primera, cuando incluso llegó a disputar la Liga europea de Campeones? Al menos eso es lo que piensan técnicos, jugadores y aficionados vigueses.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook