Mapa de recursos


Una Villa Xacobea

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Confluyen aquí, en Arzúa dos rutas xacobeas: el Camino Francés y el Camino del Norte.

Hagamos un alto en el Camino para disfrutar de una de las más populares villas xacobeas de Galicia. Arzúa nos abre la puerta, tan hospitalaria como siempre desde hace mas de un milenio.

 
Es la última villa del camino francés antes de que el peregrino llegue a Compostela. Pertenecía al arzobispo de santiago que cobraba derechos de foro y peaje a quien pasaba. Hoy en día en Arzúa confluyen dos Rutas Xacobeas, el Camino del Norte y el Camino Francés. Y eso se nota en cada esquina. Los peregrinos forman parte del paisaje y de la villa. Un goteo incesante de siluetas que ha creado toda una infraestructura a su alrededor.
El camino francés entra por Boente y sin apartarnos de nuestra ruta visitamos ya el templo dedicado al Apóstol Santiago. La parroquia de Castañeda presume también de tradición xacobea. Hasta sus hornos de cal traían los peregrinos las piedras que portaban desde Triacastela, dicen que para colaborar en la construcción de la catedral compostelana. Los peregrinos tienen en Arzúa buenos servicios a su disposición. Tras pasar el puente medieval de Rivadiso, del siglo XII encuentran lo que era un hospital de peregrinos reconvertido en albergue. Aunque si estiran un poco más el día pueden descansar ya en el centro de la villa, elegir entre albergue, hostales o pensiones. Y visitar aquí mismo la capilla de la Madanela justo al lado del albergue, o la Iglesia Parroquial.
Arzúa es una villa activa, se ve en sus calles, llenas de vida. La modernidad también ha llegado, pero no a costa de los antiguos símbolos que le siguen dando una esencia señorial. En sus alrededores se mantienen interesantes rincones. La ermita da Mota del siglo XIX está dedicada a los apóstoles Simón, Mateo Bartolomé y está rodeada de una preciosa carballeira que acoge la romería en la que los devotos piden protección para los animales, los cultivos y para sanar el bocio. La iglesia de Dombodán, dedicada a San Cristobal, del año 1797, obra del maestro compostelano, Juan Domínguez; la de San Lourenzo de Brandeso y la de Tronceda, todas con un estilo similar, rural y sobrio.
El camino es el emblema socioeconómico más antiguo de Arzúa, pero no el único. Conoceremos ahora el agro del nuevo milenio.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook