Mapa de recursos


Un Paseo por Pontevedra

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La capital de las Rías Baixas es una ciudad mimada y luce espléndida en otoño

Acompáñenos esta vez por los excelentes entornos urbanos peatonales de Pontevedra, que incluyen historia, cultura, ocio, paisaje y ese encanto especial que posee lo antiguo.

 
Pontevedra se ha convertido en la ciudad ideal gracias, en gran parte, a la paciencia de los vecinos. La peatonalización del casco histórico en 1999 supuso un cambio sustancial en la forma de verla y vivirla. El esfuerzo de todos por humanizarla ha conseguido resultados espectaculares. Es una ciudad museo para disfrutar, les damos algunas claves. Tiene jardines y zonas verdes en cada esquina. Como estos del centro, en la Alameda , los de Colón o los de Vicenti. Los tres eran la huerta del convento de Santo Domingo del siglo XIV, de lo que hoy sólo quedan las ruinas, la cabecera con cinco capillas absidiales y un muro con rosetón.
Ahora en otoño el clima templado permite pasear la ciudad. Su zona histórica, aunque pequeña, nos puede llevar todo un día recorrerla si pretendemos conocer cada uno de sus monumentos. No podemos perdernos la Plaza de la Herrería, mamás con niños y mayores paseando, palomas buscando su trozo de pan, lectores de diarios?todo tiene cabida en la plaza con más vida de Pontevedra. Su nombre se debe a las forjas que había antiguamente en sus soportales. Y próximamente se podrá disfrutar de nuevo de las tertulias con café del Savoy. Al otro lado la plaza de Ourense, que presume de los bellos jardines del convento de San Francisco que hoy es edificio de Hacienda. A pocos metros la capilla más querida por los pontevedreses, el de la Virgen Peregrina, un precioso templo con forma de vieira que además mezcla estilos, barroco y neoclásico. Las antiguas costumbres dejaron su huella marcada en la ciudad, en los nombres de las plazas de la leña, donde está el museo, o la de la verdura con una fuente nada fácil de manejar. En la de Mendez Nuñez encontramos a Valle Inclán, una réplica de una escultura que el ayuntamiento tuvo en 1936 y que regaló a la familia del escritor. La calle real forma parte del camino portugués y nos conduce hasta la plaza de Teucro, que lleva el nombre del fundador de la ciudad, uno de los héroes de la Guerra de Troya.
La basílica de Santa María es una de las joyas de la ciudad. Se construyó en el siglo XVI con las aportaciones del gremio de mareantes, que no repararon en gastos hasta construir este precioso ejemplo de arquitectura gótica. Puntilla rodeando la planta, retablo en nogal y castaño y fachada de Cornelius de Holanda. En 1962 el papa Juan XXIII le concede el título de basílica menor. Podríamos visitar el casino, el Pazo de Mugartegui, escudos , casonas , cafés?no acabaríamos nunca.
Pero en Pontevedra el equilibrio es absoluto y, como no podía ser de otra forma, su zona nueva tiene casi tanto encanto como lo que acabamos de conocer. La nueva Pontevedra se extiende por las calles de la Oliva, de Michelena, de Daniel de la Sota, calles peatonales, tráfico organizado, edificios recuperados, o en proceso, se mezclan con fachadas de espejos y nueva arquitectura, en plena armonía.
Y eso no es todo, el paseo peatonal por el río, los puentes, el puerto deportivo, la isla de las esculturas?.aunque eso se lo dejamos para que lo descubran ustedes mismos en su particular paseo por Pontevedra.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook