Mapa de recursos


La Casa Ecológica

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Desde Galicia Para El Mundo vamos a hablarles ahora de construcción ecológica

Podemos decir, que una casa ecológica es aquella que además de haber sido construida con materiales ecológicos, como la madera, la piedra o la termoarcilla, aprovecha el clima y las condiciones del entorno para conseguir un confort térmico en su interior.

 
El abuelo mantiene la teoría de que no hay casa más ecológica que la de la vieja aldea, esa que está en vías de extinción como lo que llamábamos la Galicia profunda. Porque la casa de la aldea del abuelo siempre fue autosuficiente. Para todo. Con lareira para calentar y cocinar en invierno. Y con agua de la montaña para dar y tomar.
El paisaje rural gallego se ha poblado de viviendas unifamiliares, residenciales, que han venido a sustituir a las antiguas casas de labranza y ocupan una buena parte del terreno agropecuario de hace algunos años. Este aumento poblacional y el efecto invernadero del que tanto se habla como elemento que provoca un cambio climático, con tendencia a años más secos, obliga a seguir nuevas políticas de ahorro. Basadas en la energía, como veíamos, y también en el agua, que ya no sobra como en los tiempos en los que comenzaba a llover en febrero y paraba en junio.
Naturhabitat Bioconstruccion, una empresa ubicada en Chapela en Redondela, se ha especializado en la construcción ecológica y por lo de pronto ya ha encontrado soluciones para la posible falta de agua en años de sequía. Se trata de un sistema de captación de aguas pluviales para el uso doméstico que permite ahorrar un cincuenta por ciento del consumo. Una tecnología que permite utilizar el agua de la lluvia para el inodoro, la lavadora, la limpieza general o el riego; es decir, para usos que no requieran la potabilidad del agua. Se recoge el agua de la lluvia en el techo de la vivienda mediante unos canalones especiales y tras filtrarla, se almacenan en el interior de un tanque enterrado bajo la casa para garantizar la buena conservación del agua almacenada, puesto que así se evita su exposición a la luz y al calor, y así no se reproducen algas. Las aguas almacenadas se distribuyen a través de una red de suministro paralela a la del agua potable, hasta donde queramos. Un equipo hidráulico garantiza la presión.
Conciliar nuestra casa con el medio ambiente puede costarnos tan sólo un 10 o un 20 por ciento más que una vivienda convencional pero a largo plazo nos saldrá más barata.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook