Mapa de recursos


Playa de Vilalba

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Hemos llegado a la Terra Chá para conocer sus humedales e ir a la Playa en Vilalba, su capital

Antes de ir a la playa, procuremos desde la Terra Chá los paisajes de agua, humedales y pequeñas lagunas, que abundan en esta comarca cuya capital es Vilalba.

 
Entre la villa vilalbesa y la sierra de Meira se extiende uno de los territorios más interesantes de la Galicia natural. En él se halla el espacio de agua capaz de crear el verde hierba de los prados de paisaje reposado, incitante, solidario, al lado mismo del generoso lago en donde se remansa el río, reflejo de la flora de ribeira, que habla de naturaleza en estado puro.
En la confluencia de los ríos Parga y Ladra se forman las lagunas del Pozo do Ollo. Poseen especies únicas, muchas de ellas en peligro de extinción. Aunque no lo parezca esta laguna tiene más de treinta metros de profundidad. La de Cospeito cuenta con un centro de interpretación para mostrar al visitante sus encantos. Antiguamente las lagunas eran zonas inútiles que había que secar y transformar en tierras de labranza. Hoy en día cada vez tiene más importancia su conservación y se convierten en puntos de atracción turística.
Hay crónicas que hablan del caudillo y obispo Maeloc, capitán de bretones, y señor de las villas y aldeas posadas en el regazo de la sierra y en el verde llano, el que baña un río pequeño, menor, al que llaman Madalena. Es el río de Vilalba, uno de los más poblados ayuntamientos de la provincia de Lugo y villa que lidera unas de las comarcas agrícolas y ganaderas más interesantes de Galicia.
Antes de seguir el curso del río, será bueno detenerse en la Plaza de la villa, visitar su museo arqueológico o descansar en su parador de turismo.
Saliendo del núcleo urbano nos encontramos con la Charca del Alligal. En ella manan aguas medicinales, a una buena temperatura. Y por ello recibe visitas durante todo el año, aunque en el período vacacional está más concurrido. Pero lo más atractivo es su playa. Comienza en realidad en el Muiño de Rañego, situado a unos 500 metros de la villa. El paseo fluvial por las orillas del Madalena se extiende a lo largo de más de 2 kilómetros. Si seguimos el curso del río nos encontraremos con más molinos, como el de Os Pasos, río abajo. Lo cierto es que los paisajes que crea este río en sus riberas no nos dejan indiferentes. Sus dos kilómetros de paseo se harán cortos. Después pasaremos a la zona de la playa fluvial. Está excelentemente dotada de servicios, con zonas para merendar, espacios verdes, zona deportiva y baños en el río o en la piscina, al gusto del consumidor.
Vilalba tiene todo cuanto deseamos para pasar un agradable día en este final de verano. Y nada que envidiar a la costa.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook