Mapa de recursos


Espiritualmente Tibetanos

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Los budistas tibetanos gallegos tienen local propio en Vigo y se reúnen para meditar.

Hay en Galicia una pequeña comunidad china, pero también algunos gallegos que han abrazado la religión del Dalhai Lama; al que siguen muy especialmente, en estos tiempos de protestas por la ocupación del Tibet por parte de China.

 
Compostela es la universalidad de Galicia más palpable, porque se concentra en la Plaza del Obradoiro. Pero todas las ciudades de País mantienen una sorprendente cosmovisión actual, como si quisieran dar respuesta a la vocación emigrante que tuvimos los gallegos. Por eso, cualquier hecho que se produce, aunque sea en el oriental y lejano Tíbet, nos afecta, y hace que afloren nuestros sentimientos.
Volvemos a Vigo para conocer a los Lamas de Galicia, a una comunidad de budistas tibetanos que viven con inquietud las noticias de la ocupación del Tibet por parte de China y que sigue día a día las protestas en contra de este hecho.
Martín García, buen conocedor del Tíbet y de sus prácticas espirituales, enseña en este local de Vigo las artes ancestrales del budismo, la meditación y lo relacionado con la cultura Tibetana. Lleva desde el 94 conociendo esta religión, o filosofía, según quien hable de ella, y es el único monje budista tibetano de nuestra comunidad. Para él el reunirse dos veces por semana con sus amigos y poder mostrarles más sobre el Dalai Lama le llena de satisfacción y le ayuda en su día a día. Jose es uno de ellos. Lo primero al llegar al centro son las postraciones, para desarrollar la humildad que queremos aprender de los maestros y del buda, que también nos sirve para equilibrar la energía del cuerpo. Reconoce que cada vez la gente se interesa más por la cultura oriental y la meditación. Martín tuvo la suerte de vivir cinco meses en Dharamsaka, donde conoció al Dalai Lama y tiene mucho que decir sobre lo que están suponiendo los próximos juegos olímpicos para el Tibet y para China. Son gallegos, vigueses en su mayor parte, y religiosos seguidores de un credo con 2.500 años de historia que no quieren que se les confunda con ninguna secta.
La otra cara de la moneda, como decíamos, es la comunidad China en Galicia, un numeroso grupo de inmigrantes que han encontrado aquí su nirvana. Sus actividades se concentran mayormente en el comercio de productos baratos y en unos pocos restaurantes, pero contribuyen a que conozcamos mejor este lejano País que este año, el año de la rata, vivirá su boom turístico con unas olimpiadas cuestionadas desde Occidente y que está sirviendo para denunciar la situación del Tíbet.
Galicia tiene intereses comerciales en China. Y muchos jóvenes chinos estudian en nuestras universidades para unir dos culturas diferentes. La milenaria cultura china y los habitantes de este gran país también despiertan el interés de los gallegos, al margen del régimen político vigente y de la dictadura que lo aplica. Un buen ejemplo es la familia de Ping Chen, estudiante de empresariales en Santiago. Se vino a Galicia con 13 años sin saber ni una palabra de español y poco a poco se ha ido empapando de nuestra cultura. Hoy en día absorbe conocimientos de ambos lados: por un lado sigue manteniendo costumbres de su país de origen y al mismo tiempo vive como una gallega más, que estudia durante la semana y ayuda a sus padres en el negocio el fin de semana. Para ella hay valores que todavía se diferencian mucho entre una cultura y otra. Es consciente de que cada vez es mayor el número de personas que se interesan por su país y su cultura, y considera que los juegos olímpicos serán un buen escaparate para dar a conocer la verdadera China, a pesar de los boicots de algunos tibetanos. Está encantada en España y quiere terminar empresariales para tener un buen trabajo y algún día poder regresar a China.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook