Mapa de recursos


Costa de Sada

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Tiene Sada algunos especiales atractivos por los que merece la pena atracar en su puerto pesquero y deportivo.

Por mar o por tierra, al doblar la Punta de Fontán aparece ante nosotros el Puerto de Sada; y desde él, se aprecian sus dos tesoros veraniegos: la playa que dio nombre a la villa, la Playa de Sada, y la Playa de Gandarío; los dos emblemas turísticos de esta villa vacacional.

 
Sada es villa que mira al mar desde una fachada litoral de lujo, es costa dulce, un calificativo que bien le hace justicia, además de es de "Perla de las Mariñas". Adjetivo que le dio el ilustre escritor sadense Manuel Freire. Por mar o por tierra, al doblar la Punta de Fontán, nos encontramos con su puerto. Desde él se aprecian sus dos tesoros veraniegos, la playa de Sada; y la de Gandarío.
Eminentemente residencial y turístico, muchas familias coruñesas pudientes fijaron en el siglo XVIII su residencia vacacional aquí, construyendo una gran cantidad de pazos. Aunque, sin duda, el principal fue el de Meirás. Propiedad de la familia Franco, el pazo en el que veraneó el dictador media vida y que la Xunta de Galicia acaba de declarar "Bien de Interés Cultural", lo que significa que pronto podrá ser visitado por el público. A lo que se negaban los actuales propietarios, herederos de Franco.
Quienes visiten Sada descubrirán además una de las más afamadas cerámicas del mundo, la cerámica do Castro, un complejo artístico y cultural que incluye la Galería de Sargadelos, Ediciones do Castro, un laboratorio Geológico, y el Museo de Arte Contemporáneo Carlos Maside, entre otras actividades. En 1949 se inicia un taller experimental que con materia prima de la comarca de Sargadelos crea una fina porcelanosa. Fue Isaac Díaz Pardo el que concibe la idea de restaurar empresas que recuperen la memoria de Galicia.
Sada ha vivido una fuerte transformación que la ha convertido en lo que vemos: un mirador con espléndida panorámica, con gran variedad de servicios y diversiones. Que mira al mar y a su pueblo vecino: Miño. Pero lo cierto es que a pesar de su evolución, hay emblemas que siguen presidiendo la villa. El edificio de la terraza es el exponente más claro del Art Noveau, que está presente en muchos rincones de Sada. Una maravilla arquitectónica que recuerda la fachada portuaria antigua de A Coruña. Inicialmente estuvo ubicada en los jardines de Méndez Núñez de esta ciudad, y tras una serie de reformas acabó siendo trasladado al paseo marítimo sadense. Destaca su estructura de madera, hierro y cristal.
A Sada le sobran recursos para hacer de ella un punto turístico singular, y se necesita tiempo para recorrerla y disfrutar de ella. Y la mejor forma de hacerlo es paseando por sus arenales, tumbarse al sol o darse un refrescante baño. La playa de Sada marca el límite entre la villa y el mar. Con delicadeza se extiende gasta el propio paseo. No hay más que verlo, incluso cuando cambia la arena por el tacto de la hierba durante los baños de sol. La otra playa protagonista es la de Gandario, a donde acuden todos los veranos jóvenes de toda Galicia. En esta playa de arena fina se practica la vela y los niños aprenden a respetar el mar y a dar lo que se recibe.
Como ven Sada ha sabido sacarle partido a todo su entorno al borde del Atlántico pues la villa tiene actualmente un flamante puerto deportivo con 900 puntos de amarre que lo convierten en uno de los más importantes de toda Galicia. Su puerto pesquero fue fundado por los fenicios y de él surgió esta villa, la más característica de la costa Ártabra.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook