Mapa de recursos


Vilanova, la villa de Arousa

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La vida en Vilanova es la vida de su ría, la que le dan los barcos, las bateas y los hombres de la mar.

Valle-Inclán mira al mar. Desde su villa natal, Vilanova de Arousa, contempla impasible la belleza de esta ría, el ajetreo del puerto, de la gente de esta época, que no es la suya, pero que lo venera y le recuerda en cada rincón.

 
Navegamos bajo el puente de A Illa para contemplar la perfecta conjunción del trabajo del hombre y la vida a pié de mar. Arribamos al verano de O Terrón, que es playa para escuchar las voces de la ría, que convierte ahora las lágrimas del alma de otras épocas, en oro y diamantes a flor de agua, ola tras ola. Buscamos la luz contraria a la batea, en el paseo por el mar en velero de nueva arboladura, que apenas quedan algunas dornas del pasado. Al encuentro nos salen los barcos de la modernidad de esta ría, entre las bateas de la vida. Con ellos volvemos al puerto en donde duermen, una vez que el sol se acuesta por el mar de Ribeira, enfrente.
El mejillón y el mar es la base de la economía de Vilanova de Arousa, menos turística e industrial que otras villas de esta ría. Vilanova pertenece a la comarca del Salnés, tiene 20 kilómetros de ría y atractivos suficientes como para detenernos aquí. Ya hemos hablado de su playa bonita, la de O Terrón, pero todos los paisajes de este litoral resultan bellos, sobre todo en los arenales mas grandes, como As Sinas y A Braña; o las pequeñas y cuidadas calas, como Charlinas o As Patinas.
Posee, este litoral Vilanovense, al margen de los cultivos marinos, gran riqueza marisquera, que se concreta en los bancos de almeja y berberecho; en los cultivos de mejillón y ostras; y en la pesca de los sabrosos crustáceos y pescados que dan fama de buenos sabores a esta ría, especialmente la centolla y la nécora, además del pulpo, la lubina o el rodaballo. Pero, además de estar inmersa en el paisaje marinero, tiene Vilanova mil espacios verdes insertados en la geografía del Salnés, que es tierra rica en bosques espesos en las ribeiras del Umia, río tranquilo que atraviesa por este municipio diferentes parajes de gran belleza. En sus ribeiras podemos encontrar numerosos molinos y playas fluviales, aunque algunas tierras de cultivo llegan hasta este cauce para aprovechar la humedad y los nutrientes que favorecen la agricultura.
La tierra verde de Vilanova y su mar se alcanza desde el mirador de Lobeira, antiguo castillo medieval de gran importancia en los siglos XI y XII cuando se refugió en él la reina de Castilla, doña Urraca. Aún se aprecian algunos sillares de una de las torres de la muralla. El mirador lo culmina una cruz erguida en 1896 en honor de los que perdieron su vida en el mar.
La Torre de Cálago es el símbolo de la villa porque Vilanova tiene sus orígenes en el monasterio benedictino de San Ciprián, fundado en el siglo VII. La Torre es uno de sus restos. El monasterio fue destruido en el siglo X por los normandos y tan solo quedan sus cimientos bajo la antigua iglesia parroquial de A Pastoriza.
Vilanova de Arousa es una villa para caminar. Su casco antiguo es muy agradable y en la Rúa Nova se encuentra la casa natal de Ramón María del Valle Inclán. El paseo por el puerto es de gran plasticidad, sobre todo en la hora del atardecer, cuando regresan los barcos y la sombra estalla hacia el sol dibujando el dorado horizonte de A Illa.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook