Mapa de recursos


Isla de Arousa

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Es el municipio más joven de Galicia y el único insular.

Anclado en las Rías Baixas, acogido por la Comarca do Salnés y hermanado a través de un cordón umbilical de 2 kilómetros con Vilanova de Arousa, la clave de su belleza es la combinación de zonas de monte, marisma y laguna.

 
La de Arousa es la Illa por antonomasia. La mas grande y habitada de todas las islas de esta ría. Emerge de ella entre espacios verdes protegidos y arenas solitarias. Tiene la fuerza del pasado, forjado en el esfuerzo de sus hombres de mar. Esta Illa es la perfecta conjunción de la humana fuerza y la vida a pie de naturaleza.
Viajando por A Illa, mientras el sol se apaga, imaginamos un paisaje submarino bajo la batea, por donde vaga el pulpo, caminando sobre sus tentáculos detrás de los más sabrosos crustáceos. Porque al pulpo, al macho, también le gusta el mejillón de Arousa.
Un primer paseo matinal por el sur, frente a la costa de Vilanova, nos conduce a Punta Carreirón, espacio reservado a aves de paso y con una riqueza dunar extraordinaria. Y también playa magnífica, de arena fina y protegida de vientos con buenas sombras de pinos.
Este es el lugar de la isla con mayor valor ecológico, pero no el único atractivo. Cerca de él, un magnífico camping nos permitirá alcanzar el relax que pedimos a los paraísos terrenales. En el centro, donde se estrecha el espacio, está el punto de encuentro de las gaviotas, lo que quiere decir que es puerto y hay pescado fresco. Este es puerto antiguo y en él, la luz contraria concilia el sestear de las gamelas, componiendo una postal idílica mientras escuchamos dulces voces del mar.
Caminando la villa desde lugar, donde se ubica el edificio consistorial, nos sorprenderá la calmosa sobremesa marinera que se nota en el gran puerto, en el que se mezcla lo profesional y lo deportivo, en donde predominan los barcos con grúa que son los mejilloneros, y los de los pulpeiros.
Desde aquí, ?donde crecen los nuevos edificios de la modernidad turística-, mientras la última postal derrota los contraluces del agua entre las bateas, partiremos en busca del paisaje mas elemental de azul-salitre, que está al norte, junto al faro.
Por camino de madera, vamos en busca del verano de playa, que es aquí sol, luz y vida. Lo es una pequeña cala, en el quebrado territorio de rocas del pequeño acantilado, en las dunas o en la playa soñada. En todos estos lugares se posa el sol que todo lo inunda tiñendo de oro el agua mansa de esta mansa ría.
Es este el paisaje que mas invita al gozo, porque es la vida al pie de la mas natural naturaleza, en el instante breve en el que el sol se funde con la luna.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook