Mapa de recursos


Mar en Calma

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Navegamos por la bella bahía ferrolana en cuyas márgenes se asientan monumentos históricos, astilleros y playas.

La Ría de Ferrol es la que marcó el devenir histórico de la ciudad y en sus orillas crecieron los dos municipios a los que debe su modernidad social: la industrial y la turística; es decir, Fene y Mugardos.

 
La Ría de Ferrol se forma en la desembocadura del río Xubia, y siguiendo su curso por la ruta de senderismo descubrirá el viajero espacios sorprendentes, allá donde los monjes levantaron uno de los principales monasterios cristianos de la península.
Cruzamos el puente que nos traslada a la modernidad de la ría; ocho millas de agua que se han adornado de majestuosas obras, los castillos de San Felipe y de La Palma son dos de las tres fortificaciones que fueron infranqueables sistemas de defensa para los astilleros de la Antigua Corona y comparten espacio de ría con puertos, industria y otras instalaciones militares.
El primer rey en fijarse en el potencial de esta ría fue Felipe V, que mandó construir un arsenal y un pequeño astillero en la Graña. Fernando VI lo trasladaría al barrio de Esteiro. La obra proyectada por sus antecesores la terminaría Carlos III. En el siglo XIX se construyeron aquí, los astilleros más modernos de España y, por algún tiempo de Europa. Desde entonces, y en torno a mediados del siglo XX, Ferrol se convertirá en el epicentro de la construcción naval española. Fue por la boca de esta ría por donde salió por primera vez a mar abierto un buque de la Armada española.
La Ría, como vemos marcó la historia de la ciudad, es el motivo del asentamiento militar, del desarrollo de la importante industria naval y la más importante arteria económica de la comarca. Desde que en el siglo XVI Ferrol era puerto auxiliar de A Coruña, la situación ha cambiado mucho, tanto en estética, como en actividad y, desde luego, en importancia.
Conozcamos la ría con ojos de turista. El Ferrol marinero surge a partir del muelle de Curuxeiras, el de más historia. Desde aquí se puede coger un barco que nos dará una vuelta por la ría y recorrer sus riberas pletóricas de actividad. Las grúas que miran al cielo nos indican que estamos en Fene, donde esperan las bellas casas de indianos, esculturas que recuerdan un pasado de cine. Después de caminar su paseo no podemos dejar de visitar el Museo del Humor, el único de su género en todo el estado. En sus salas se exhiben más de mil originales de humoristas gráficos gallegos y de todo el mundo.
También al abrigo de este mar de los ártabros nacieron núcleos marineros. Mugardos aparece al doblar punta Leiras. Casas coloridas, de galerías y fachadas que miran al mar y un delicioso pulpo a la mugardesa que solo podemos comer aquí. En un paseo por el ayuntamiento conoceremos la llamativa iglesia de Franza, el Pazo de O Baño, o el puerto de O Seixo, donde se encontraron restos arqueológicos. Llegamos ya a la punta Segaño, otro de los baluartes defensivos de la ría, para nosotros un privilegiado mirador desde el que contemplar como la ría en calma se transforma en mar abierto.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook