Mapa de recursos


Ortigueira

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La Ría de Ortigueira y la marisma de Ladrido constituyen uno de los mas importantes humedales del norte de Galicia.

El paisaje marino de Ortigueira es muy contrastado: acantilados altos y recortados, rocas puntiagudas y afiladas y playas tranquilas. A esa variedad hay que sumar la suavidad de su ría, entre la Punta del Fraile y la Illa de San Vicente.

 
Frente a Cariño, Ortigueira se asoma al balcón de los "farallones", que es paisaje de islas, marismas, acantilados y playas. Por eso Ortigueira significa verano. Que hasta aquí llegan gentes de todas partes en busca de tranquilas vacaciones. En su mar tiene su principal atractivo. Y por ello habrá que conocer en primer lugar sus playas: Picón, Gabioteira, la playa do Castro....unas solitarias y otras familiares. Morouzos, La Concha y San Antonio. Las tres de pizarra. La primera, con 7 kilómetros de largo y bandera azul.
Al otro lado de la punta de los prados está la de San Antonio, aquí el mar forma una acogedora ensenada en la que a veces bate, por eso es perfecta para practicar el windsurf. Dice la leyenda que un labrador encontró en esta playa a San Antonio con un cerdito, que puede verse a lo largo del año paseando por esta ría de Espasante. La otra gran playa de Ortigueira es la de la Concha, con tres sistemas naturales: las dunas, la propia playa y ciertos tipos de plantas. Picón también es ideal para pasar un día inolvidable. Su belleza y su amplitud se ganaron que su acceso fuese mejorado. La pizarra es parte del paisaje, y las formas caprichosas que el mar, el viento y el tiempo han hecho en ella. En total hay once arenales en la costa de Ortigueira, con especial encanto para quienes buscan un sol menos ardiente, y, sobre todo, tranquilidad.
Santa Marta es la capital del municipio. Un lugar que en verano aumenta su población de forma considerable. El turismo es uno de sus principales activos, de ahí que destaque el sector servicios. Sus plazas y sus jardines se han adecuado a criterios turísticos. En la antigua ensenada hay un puerto deportivo y un paseo maritimo por el que disfrutar de una buena caminata. Los grupos escultóricos se reparten aquí y allá intentando sentar las bases de una Ortigueira cuya cultura puede ir más allá del festival Celta. Y aunque, como decimos, hoy goce de prosperidad, lo cierto es que antes los niños nacían aquí con una maleta debajo del brazo para emigrar rumbo a Cuba o Argentina. De aquella época quedan muestras de la arquitectura indiana en la villa y en muchas de las parroquias. Donaciones como el asilo o un grandioso edificio rodeado de jardines.
Si volvemos a asomarnos al mar, hay que destacar la belleza de su característica costa de agujas. Acantilados impresionantes y música de olas para perderse en la contemplación de la tarde buscando el frescor del ya cantábrico. La costa de Loiba y sus acantilados son los más salvajes del municipio y el viento y el mar han modelado cuevas. Estaremos ya en Estaca de Bares. El norte más norte de la península. Faro y costa de acantilados de agujas de similares características a los Aguillóns que ya vimos en Cariño.
Hay mucho más que ver, al margen del mar el Ortigueira. Visiten con nosotros el Teatro de la Beneficencia, la Iglesia de Santa Marta o el Convento de Santo Domingo. Son algunos de los emblemas monumentales de una villa cuyo principal valor está en su concepción como tal. En sus calles y en las orillas de su mar.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook