Mapa de recursos


O Corgo.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Todo este territorio fue un viejo Condado perteneciente a la corona española.

Los dedos de la memoria cuentan las casas señoriales y pazos que han desaparecido en O Corgo. La construcción de la carretera se llevó por delante algunas de las edificaciones históricas del pueblo aunque le dio el beneficio de ser el pueblo al pie de la vieja nacional VI.

 
Todo este territorio fue un viejo Condado perteneciente a la corona española. Así lo afirma un documento del siglo XI, un requerimiento, en el que se le llama al actual O Corgo, el Condado de Falammosos. Pero en las 38 parroquias o en los 149 pequeños núcleos de población de este municipio, a nadie le interesa ya este capítulo de su historia. Aquí lo que hoy preocupa es la situación de la ganadería, tanto del sector lácteo como del cárnico. Porque es el elemento principal de su economía y no está la situación tan boyante como hace un lustro.
Lugo está cerca, a 14 kilómetros, y esto permite a casi la mitad de los 4000 habitantes de este ayuntamiento, trabajar en la capital y vivir en el lugar de sus ancestros.
San Cristóbal de Chamoso, Santiago de Laxosa y San Xoan de O Corgo, que detenta la capitalidad municipal, han crecido en torno a la carretera nacional VI, como centros de servicios. Cuenta con una docena de buenos restaurantes, que son parada y fonda del viajero que viene de Madrid o de A Coruña. Pero lo esencial de O Corgo es rural, como decíamos. Un rural casi llano, de prados y cultivos, de aldeas bonitas que miran a lo lejos a un altiplano boscoso en el que abunda lo autóctono.
Su principal industria está en el polígono do Ceao, en Lugo, donde trabaja la mayor parte de la población activa y en donde se ubica la central de Leche Río, que dirige un ilustre residente en O Corgo, Jesús Lence, y a la que abastece una buena parte de los ganaderos de la zona. En O Corgo se conserva activo un viejo aserradero, que a la madera también se le saca rendimiento.
Casi enfrente de la Casa Consistorial está el Pazo de O Corgo, una de las varias casas señoriales que hallaremos en el municipio, alguna magníficamente restaurada. El Pazo de O Corgo está hoy ocupado por la familia Valcárcel. De él llama la atención especialmente su balcón solaina. Otros pazos que merecen la pena conocer son el de Piñeiro, en Santo Estevo de Folgoso y el de Adai, en venta. El pasado lo encontramos en los restos románicos de las iglesias de Campelo, Castrillón y Cabreiros, que fueron construidas entre los siglos XII y XIII. Centro Médico, club sociocultural, y toda serie de servicios de atención al ciudadano hacen más fácil aquí la vida.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook