Mapa de recursos


Es Verano en Baiona.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Por estas fechas, Baiona, la villa real, tiene el sabor y el color de cada verano.

La espuma blanca de los acantilados y los dorados atardeceres de Baredo, marcan, desde el sur, el inicio de la costa de Baiona, que es visión atlántica y bahía hermosa donde el océano se calma

 
La autopista AP-9 nos lleva hasta nuestro destino de hoy, Baiona, uno de los centros turísticos más importantes, no solo de Galicia, sino también de la península. De Madrid, de Suiza, hasta de Noruega, en las calles de esta villa el verano es internacional. Pero ¿cuales son sus encantos? Porque atrae a tanta gente?
En primer lugar, el buen clima y sus playas. Tiene seis playas, cálidas, cómodas, protegidas del viento y a pocos metros del centro urbano. Ladeira es la más extensa, 3 kilómetros, Santa Marta tiene las mejores vistas de la villa, y bandera azul, igual que Barbeira y Ribeira;A Cuncheira, con el mar más batido, y la de Frades de tan solo 80 metros.
El paseo marítimo recorre la villa de punta a punta durante seis kilómetros y en el se concentra toda la actividad turística, restaurantes, hoteles, terrazas, tiendas y heladerías que nada tiene que envidiar a las de Italia. Cada verano Baiona multiplica por diez su población, al sol se le añade una buena comida, oferta de ocio y las noches con más ambiente de las Rias Baixas, junto a Sanxenxo.
El turismo náutico es también uno de los motivos de la afluencia turística, porque son muchos los que eligen la villa como escala en su ruta marítima y además sus dos puertos deportivos tienen bandera azul.
El Monterreal club de Yates se fundó en el año 64 para fomentar el turismo náutico internacional. Hoy sus embarcaderos e instalaciones acogen barcos de medio planeta. Aquí se han organizado seis campeonatos del mundo, una copa del mundo de cruceros y las regatas Match Race de España, con rango internacional, entre muchos otros eventos.
Pero quien se acerque en verano a Baiona no se puede perder por ejemplo la comida en una terraza, el pescado y marisco del día, el paseo o el viaje a las islas Cíes que sale desde aquí y en menos de una hora, por 18 euros ida y vuelta estamos en el parque nacional.
Si no queremos alejarnos, es imprescindible la visita a la Virgen de la Roca, obra del arquitecto Palacios, que vigila a los marineros desde las laderas de la Serra da Groba.
Para los más activos hay un precioso paseo alrededor de la fortaleza, que recorre el monte do Boi, de casi 2 kilómetros, con las mejores vistas de todo el val Miñor.
Para dormir hay de todo. Ocupando la península de Monterreal esta El Parador Nacional, dentro de la fortaleza medieval y con las mejores vistas del atlántico. Lo que era el convento de San Francisco, levantado en tiempos de Felipe II, son hoy habitaciones regias y elegantes, con el sello de Paradores.
Para otros bolsillos hay en el casco histórico y en el paseo variedad donde escoger. O quien prefiera el contacto con la naturaleza, el Cámping Ladeira, de primera categoría.
Baiona no siente bajón turístico, porque se adapta a las circunstancias. La flexibilidad y la cercanía son la clave de su éxito.
Y, como no, la noche. En la calle, de nuevo en el paseo, o en locales donde se escucha cualquier idioma cuando llega el verano a Baiona.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook