Mapa de recursos


Villa de la Arribada.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Baiona es uno de los más importantes centros veraniegos Galicia.

Baiona fue el primer puerto de Europa que recibió la noticia del Descubrimiento de América. El 1 de marzo de 1493, la Carabela Pinta, capitaneada por Martín Alonso Pinzón, atracó en estas aguas.

 
El puente de A Ramallosa marca el inicio del concello de Baiona. Es de estilo medieval, con la estatua de San Telmo en el centro, patrón de los navegantes. Aquí las mujeres hacían sus rituales de fertilidad, a las 12 de la noche la mujer que quería tener hijos se echaba agua del río en el vientre, y la primera persona que atravesaba el puente debía apadrinarlo. Desde aquí empieza también el paseo que recorre todo el litoral de Baiona, en la primera parte bordea el estuario del rio Miñor, que se extiende hasta la entrada de la villa.
A pesar de que Baiona se conoce sobre todo como villa turística, no somos los primeros en descubrir sus encantos. Su situación estratégica la hizo atractiva ya en el siglo XIII para el comercio marítimo. Pero es en 1493 cuando llega su mayor reconocimiento, al recalar aquí la Carabela Pinta, y ser el primer lugar en conocer el descubrimiento de América de la mano de Martín Alonso Pinzón. Por ello la villa le rinde homenaje en 1993, con motivo del quinto centenario de la arribada con la construcción de una réplica de la carabela, que alberga un Museo de la navegación. Forma parte de la Ruta Pinzoniana, que continúa en el monolito a la arribada, en la plaza de Pedro Castro. La siguiente parada es el azulejo que refleja las rutas tomadas por Pinzón y Colón, y a su lado el Pozo de la aguada que dicen que sirvió para abastecer de agua a la carabela antes de partir a palos. El monumento Encuentro entre dos Mundosestá próximo al lugar donde fue enterrado el primer nativo americano que murió en Europa.
No debemos perdernos la ruta del casco histórico, calles estrechas y empedradas que forman un conjunto de interés histórico artístico desde 1993. La casa do concello se construyó en 1757 por don Lorenzo Correa, alcalde de Cuernavaca, en México, de donde vino también el oro que dicen que vino en el interior de un Cristo que se encuentra en el interior de esta capilla de la misericordia, edificada en 1595 por orden de Felipe II. Son callejuelas para caminar con detenimiento y atención, fijándonos en las construcciones, y en los escudos que adornan las fachadas. Está es la biblioteca municipal, que era el Hospital de Sancti Spiritus, la casa Salgado, conocida como la de los Siete Bonetes, o la del Dean Mendoza, de 1768, que hoy es un restaurante y hotel. Podemos visitar el Santuario de Santa Liberata, dedicado a la primera mujer mártir y la iglesia de Santa María, que Se construyó en el Siglo XIII y fue colegiata desde 1482 hasta 1850. La fachada luce un precioso rosetón románico y en su atrio hay distintas cruces que trasladaron de las calles de la villa.
Nuestra visita termina en la fortaleza, que domina la villa. Por aquí pasaron celtas, fenicios y romanos. Incluso la villa de Baiona se instaló aquí como forma de defenderse de los ataques externos que la asediaban. Son tres kilómetros de muralla que se pueden recorrer por un euro. La torre del reloj es la que recibe a los visitantes, desde aquí se vigilaba y se tocaban las campanas de aviso ante el peligro. La puerta principal o de Felipe VI, con el escudo de los Austrias, da acceso a la playa de Barbeira. En el interior está el Parador de Turismo, donde estaba el convento de San francisco.
Con las mejores vistas atlánticas abandonamos la villa más turística y emblemática de las Rias baixas, la villa de Baiona


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook