Mapa de recursos


Puerto de Laxe

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Laxe es sin duda el epicentro del verano en toda la Costa da Morte.

No solo a sus playas y espacios naturales debe tal honor, sino también a su puerto. A él llegan los pescados y mariscos propios de estas aguas, que son parte indispensable de la mas rica gastronomía.

 
La ría de Laxe y Corme es todo un espectáculo de la naturaleza que podemos contemplar desde uno u otro lado, sin que ambos puertos se contradigan. En el Porto de Laxe -que fue Portozás en la ficción televisiva- entran embarcaciones grandes mientras en Corme lo hacen más las pequeñas gamelas.
Laxe es marinera por naturaleza y lo era desde hace siglos, cuando solo 84 de sus vecinos eran mariñeiros y hasta este puerto arribaban embarcaciones catalanas procurando la sabrosa sardina. En algunos aspectos, el puerto de Laxe parece seguir como entonces, porque la tradición marinera se impone hasta en los ritos legendarios que hablan de la Virgen del Carmen como valedora ante los naufragios.
Es el Puerto de Laxe de gran placidez y según su historia, solo se debió romper un día de 1747 cuando el almirante británico George Ansón lo destruyó. Pocos conocen aquí esta página negra de este pueblo, aunque nadie duda de la valentía de sus marineros, en aquella batalla, sobre todo cuando subes al Faro, al que se llega por serpenteante carretera.
Lo importante aquí es el paisaje, lo que aparece ante los ojos: los acantilados puntiagudos en los que crece el percebe y sobre sus rocas, esquivando olas, los percebeiros, nacidos con salitre en la piel. Desde este modesto faro de Laxe se avista mas arriba el Roncudo, que según los de Corme compite con Laxe en la calidad del percebe y en belleza y suponemos también que en vidas aquí perdidas, a juzgar por las cruces que invitan a la reflexión en medio del paisaje.
Si los percebeiros son los protagonistas de historias que se mecen, como el oleaje que los baña, entre la vida y la muerte, en Laxe hay una vida veraniega alegre y divertida que transcurre en sus playas y en sus medievales calles y en sus paseos marítimos al atardecer.
En Laxe se refugia un mar de vida, que envía dulce música de olas hasta la playa, en donde el paisaje se serena con la llegada del verano. La arena que el sol amarillea suavemente es el rostro mas hermoso de Laxe, la playa abierta que busca la gente de paz; la que procura el placer de la sal elemental de sus aguas frescas y utiliza el sol como toalla, antes de que incendie otra vez el infinito océano, al atardecer.
Por eso en Laxe se ha desarrollado el mas importante sector turístico de toda la Costa da Morte, que hay aquí buen alojamiento para todo tipo de preferencias y excelentes restaurantes en donde gozar del muy humano placer del buen yantar.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook