Mapa de recursos


La Costa da Morte

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

En Carnota comienza la Costa da Morte.

Entre Carnota y Malpica se extienden quinientos kilómetros de costa cuya belleza atrae a muchos miles de veraneantes, que prefieren la playa tranquila y el paisaje infinito del mar abierto.

 
Fisterra, Muxía, Camariñas, Laxe, Corme y Malpica son las poblaciones veraniegas de este trayecto atlántico, preferidas por el mar y por el hombre. Y aunque en sus faros ya no queden protagonistas de novela, si conservan estas torres luminarias el encanto marinero que les proporciona la magia de sus entornos.
El de Fisterra significó el fin del mundo para los romanos. El de Touriñán es el faro de la vida para los grandes mercantes. El Faro Vilano es compañero de viaje para los marineros de Camariñas. El de Punta Roncado, el faro amigo de los percebeiros. Y el Faro de San Adrián, el moderno vigía de las Sisargas.
La Costa da Morte es una playa interminable que se descubre con facilidad, porque cada una de las villas veraniegas tiene sus preferidas.
En Fisterra, Langosteira. Y también la de Mar de Fora, O Rostro y Nemiña. Y pequeñas calas como la de Arnela, casi inaccesibles, lo que aumenta su hermosura.
En Muxía, además de la que lleva el nombre del municipio, la mas concurrida, las de Lourido, do Muiño y do Lago, estas dos últimas en la Ría de Camariñas, enfrente, con su Playa da Vila, en la calma de su ensenada y las atlánticas do Norte, do Trece y de Camelle.
La Playa de Laxe es la mas concurrida de esta Costa, pero este municipio tiene además los arenales de Area, Traba y Rebordelo, que son magníficos.
Ponteceso tiene en el estuario del río Anllóns su mejor playa, ademas de la de Balarís. Y Malpica, la de Beo, la de Seara y la que lleva el nombre de la villa.
En la Costa da Morte hay que comer percebes y conocer a los percebeiros. Y admirarlos por su trabajo. El Roncudo es la roca emblemática de estos hombres. Pero entre Camelle y Cabo Vilano hay un paisaje de acantilados que bien conocen los percebeiros de Camariñas. Lo mismo que los de Muxia conocen como nadie las rocas de Punta da Buitre y los de Fisterra las de Cabo Touriñan. Comer percebes es un gran placer que concentra todo el sabor del mar. Dormir en un faro es una romántica y poética aventura. Compartir un café con los que peregrinan al Fin de la Tierra es una experiencia enriquecedora. Abalar la piedra de Nosa Señorada Barca es comprender mejor las leyendas de esta Tierra. Contemplar el Anllóns es revivir el sentir poético de las cosas con el espíritu de Pondal. Y sentarse en el Faro de San Adrián es sentirse gaviota que vuela, primero sobre el agreste litoral de Malpica para terminar el trayecto en la singularidad de su puerto, sobre el que se alza la configuración urbana mas marinera de la Costa da Morte.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook