Mapa de recursos


Colmenas de Salud

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Museo do Mel de Arzúa

Desde Galicia Para El Mundo les invitamos a visitar este singular museo, que aporta al visitante una amplia visión de todo lo relacionado con el curioso mundo de las abejas.

 
Einstein ya advirtió que "si la abeja desapareciera de la Tierra, al hombre sólo le quedarían cuatro años de vida: sin abejas no hay polinización, ni hierba, ni animales, ni hombres".Porque las abejas son tan frágiles como trabajadoras y no solo producen miel, polen, cera, propóleos o jalea real; también liban el néctar de las flores, y al hacerlo, permiten que el polen pase de una flor a otra, lo que facilita que la fruta crezca.
En Galicia se producen al año apenas dos millones de kilos de miel, una cantidad muy inferior a la que se recolecta en la Alcarria, por ejemplo. Pero sin embargo es de mayor calidad porque, mientras en las dos Castillas las abejas se ven obligadas a libar el néctar de plantas cultivadas, fundamentalmente del girasol y la colza, en Galicia la despensa la encuentran en las flores silvestres, principalmente en el brezo, el eucalipto, el toxo, la xesta, la silva o el castaño.
Para mejor comprender la vida de las abejas y su situación actual, le hacemos una visita a Isidro Pardo Varela, posiblemente el apicultor con mayor experiencia de Galicia. Isidro creó ya a finales de los años sesenta el Museo Viviente de la Miel. La idea surgió cuando trabajaba en la empresa hidroeléctrica que construyó la presa de Portododemouros.
El Museo aporta al visitante una amplia visión de la apicultura, desde sus principios hasta la modernidad. Se ubica cerca del embalse de Portomouros, en un entorno magnífico, en el que destacan además de las curiosidades de la cría de abejas, los jardines con plantas botánicas y melíferas. Muestra otros curiosos detalles de la vida al aire libre, como por ejemplo, un hormiguero.
Además, en el Museo se pueden adquirir diversos productos relacionados con la labor de las abejas, jalea real, propóleos, polen y por supuesto diferentes variedades de miel.
Las abejas nos están diciendo que debe preocuparnos el problema del cambio climático, que ya convive con nosotros y puede desencadenar una crisis de dimensiones no controlables.
Hay que aprovecharse de esa pequeña gran fábrica de salud que es la colmena, donde se produce no solo la miel, el producto alimenticio, sino también otros varios con propiedades terapéuticas.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook