Mapa de recursos


El Cementerio de Finisterre.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Finisterre cuenta con una necrópolis de premio que no tiene difuntos.

En Fisterra, hay un lugar mítico, elegido por el arquitecto Cesar Portela como lugar de tránsito entre este mundo y el mas allá.

 
El Fin de la Tierra, uno de los paisajes míticos de la historia de Galicia. El Faro de Fisterra tras el que el océano estalla de brillos ante los ojos. El Monte do Cabo, el de los paganos cultos al sol, que da sombra a Duio, origen de la cristiandad gallega y en la ladera, un cementerio sin muertos que busca la luz de la resurrección; una necrópolis de premio que nadie visita en la actualidad porque nadie tiene allí sus difuntos. Esta obra del arquitecto César Portela, poseedora de una veintena de galardones y que aparece reflejada en medio centenar de libros, recuerda la tradición celta. Busca desde su mágico emplazamiento solo los límites del mar y del cielo, y su configuración evoca los contenedores que el mar arroja hacia la tierra tras un naufragio. Porque esta es la costa de la muerte. ¿Existe rechazo a tan bello lugar para el tránsito de los fisterráns a la eternidad?
Parece cierto que hay al menos una parte del paisanaje fisterrán, que es mas partidario del tradicional cementerio al pié de la iglesia que fue románica y de advocación actual a Santa María das Areas. Algunos no aceptan esta metáfora pétrea para su viaje final. Aunque habría mucha gente, en el resto de Galicia, dispuesta a descansar para siempre, cuando llegue el momento eso sí, en esta gran muestra del mas moderno arte funerario. ¿Qué va a pasar en el futuro?
El mas laureado de los cementerios gallegos y españoles cumplió en el 2008 una década desde su construcción y hace un año que el ayuntamiento llevó a cabo la recepción de la obra. Ahora está pendiente de la electricidad, cuya falta condena al recinto a seguir inactivo.
En el ayuntamiento prefieren no dar una fecha para que el monumento pueda cumplir su función como cementerio, aunque se sienten optimistas y afirman que pronto se habrá de construir una segunda fase, ya que de momento hay solo 168 nichos e inicialmente estaban previstos 216. Además, afirman, hay que construir un camino por la ladera y ampliar el espacio para la capilla.
El cementerio sin difuntos que asoma al mar de Fisterra resiste bien el paso del tiempo, mientras el convencional de As Areas carece de espacio posible para albergar el censo de difuntos por año de la parroquia. Un maestro fisterrán que fue incinerado quiso que se esparcieran sus cenizas por el camposanto del monte do Cabo. Es el único que reposa en él, por el momento.
Desde que concluyeron las obras las únicas almas que vagan por el cementerio tienen cuerpo. Van a admirar los cubos creados por Portela. Japoneses que descienden para fotografiar la obra y muchos de los caminantes a Compostela que completan su peregrinación frente al Atlántico, quemando sus ropas y las impurezas espirituales. Y ya es curioso que este cementerio sin muertos enfrente sus cubos-contenedores al mas grande de los cementerios del mundo: el mar de la muerte.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook