Mapa de recursos


Cantera de Musicos: La Banda de Salcedo.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

En nuestro país nunca ha faltado una banda en una fiesta.

Nuestras Bandas de Música han constituido en la mayoría de nuestros pueblos el foco cultural por excelencia desde mediados del siglo XIX hasta el siglo XX.

 
Hay una cantera de músicos nacidos de la vida en común, en la aldea, en la villa o en el barrio de la ciudad? Es la Banda, el fruto cultural del esfuerzo generoso de la gente de aquí. En la aldea, en la villa, en el barrio de la pequeña ciudad, es donde mejor se escucha la banda sonora de cada día, cuando los músicos ensayan la fiesta próxima.
Hemos venido esta vez hasta Salcedo, que es barrio de Pontevedra, para compartir cultura con setenta músicos de entre 14 y 30 años que forman actualmente su Banda de Música. La Banda de Salcedo tiene apenas 20 años de historia, pero es una de las renombradas a nivel estatal, por haber ganado ya varios certámenes. Su vivero son la Escola de Música y la Banda Xuvenil, garantes del futuro de una formación nacida de la común convivencia de la gente de barrio, que es la que hace posible la grandeza de este país.
En el éxito de estos jóvenes músicos de la cantera tiene mucho que ver Fernando Raña, su director, que además es colaborador habitual de la Orquesta Sinfónica de Galicia, tras una larga trayectoria en casi todas las formaciones clásicas autonómicas. Pero detrás de todo esto hay mucho entusiasmo, que una banda de música nace de la vocación, además de la iniciativa y de la creatividad de la gente. Las bandas tienen su origen en los entornos parroquiales y surgen con la frescura popular y sin la ayuda oficial. Han nacido para la fiesta. Para la religiosa y para la pagana. Para la procesión y sobre todo para sesión vermouth. Aunque, en algunos lugares, también para la verbena. Los músicos de banda lo son mas por afición que por profesión. Los de antes cambiaban el sacho por el saxo cada atardecer. Los de ahora, comparten ensayos y pasacalles festivos con otras profesiones.
Antes, la escuela de música era la propia banda. Eran los mas viejos los que enseñaban a tocar a los jóvenes. E incluso el director se elegía entre los veteranos. No había otro modo de aprender a tocar un instrumento. En cada municipio había varias bandas y en algunos, como el de O Rosal, una por cada parroquia. Y en total, en Galicia, se calcula que a mediados de los sesenta había cerca de 500 bandas de música.
A las bandas le debemos las escuelas actuales y los conservatorios. Fueron y aún son el germen de las grandes formaciones orquestales y de ellas salen grandes músicos emergentes, con prometedor futuro dentro y fuera del País. Porque poco o nada tienen que ver las bandas actuales con las de mediados del siglo XX, cuando luchaban con entusiasmo por subsistir. Escuchar las bandas de hoy en día es una delicia. Un placer que se puede dar cualquier día, en cualquiera de las emblemáticas plazas de nuestras villas y ciudades.
La Banda de Salcedo, sin embargo, va mas allá de los propios conciertos, en sus actividades. Actos didácticos, cursos especiales, encuentros con otras bandas, seminarios o muestras especiales son parte de sus iniciativas, las que le hacen acreedora a altas distinciones como el Premio Ciudad de Pontevedra.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook