Mapa de recursos


Unidos contra la Crisis

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Pequeños y medianos empresarios buscan nuevas formulas para afrontar la crisis.

Les contamos algunas iniciativas empresariales que mantienen vivo al sector de la construcción uno de los más afectados por la crisis.

 
Obras iniciadas, pero paradas. Alrededor de un centenar de empresas en proceso concursal. Mas de diez mil trabajadores desempleados y entre ellos muchos inmigrante. Sin duda el sector de la construcción es el más afectado en Galicia por la crisis económica que sufre Europa y que no verá el final del túnel, según los expertos, hasta mediado el año que viene. Pero dice el viejo aforismo que la necesidad agudiza el ingenio y así ha sido en esta Galicia que ha presumido siempre de excelentes empresas y profesionales de la construcción. Desde la patronal de los empresarios y las cámaras de comercio se ha abierto el mercado exterior y son numerosas las firmas que ya están presentes tanto en los países centroeuropeos, en donde el sector está en desarrollo, como en Oriente Medio.
En Galicia hay cientos de pequeñas empresas constructoras que llevan décadas dedicadas a la vivienda familiar y a los pequeños edificios en las villas y en los lugares próximos a las grandes ciudades. Estas empresas, una vez finalizada su carga de trabajo a finales de este año 2009, son las que más se resentirán de la crisis que afecta al sector inmobiliario.
Algunos empresarios toman medidas y dicen que "la unión será su fuerza vital" . Por ejemplo, los empresarios del Val Miñor, comarca en la que se encuadran los municipios de Nigrán, Baiona y Gondomar; los territorios mas turísticos del sur de Vigo, y por lo tanto, en donde fue mayor el boom de la construcción de viviendas unifamiliares, chalets adosados y pequeños edificios de apartamentos. Los empresarios miñoranos han decidido formar la primera cooperativa de empresas del ramo. Se llama Obra Civil Val Miñor Sociedade Cooperativa Galega y ya la han presentado a los ayuntamientos de la provincia, a la Diputación, a la Xunta de Galicia y a organismos públicos como el Consorcio de la Zona Franca de Vigo. La sociedad nace con un capital de 72.000 euros, dado que cada integrante ha aportado 6.000 euros, y su objetivo inicial son los proyectos con presupuestos menores a los 200.000 euros. Su presidente, Miguel Alejos, explica que no es posible aspirar a mayores contratos porque así lo establece la normativa para las compañías que acaban de empezar. Con el paso del tiempo, la entidad tomará la experiencia y categoría profesional que le permitirán acceder a obras de mayor envergadura.
Por lo de pronto, la unión de empresas permitirá mantener íntegro el empleo de las doce firmas que integran la cooperativa, cuyos miembros miran al futuro con mucho optimismo, de ahí que no descarten la creación de nuevos puestos de trabajo. Incluso animan a otras firmas de las comarcas próximas a integrarse en la cooperativa. Esta iniciativa surgió en el seno de la Asociación de Empresarios do Val Miñor. Hace varios meses, un grupo de empresas valoró la posibilidad de constituir una unión temporal de empresas (UTE) para así poder participar en algunos de los proyectos del Plan E, de carácter estatal y de ayuda a los ayuntamientos. Esto no fue posible pero quedó la idea de la unión, que ahora se plasma en una sociedad cooperativa.
"Obra Civil Val Miñor Sociedade Cooperativa Galega" está integrada por doce empresas, entre ellas diez constructoras, dos compañías de pintura y decoración; y una de fontanería y calefacción. La diversidad de actividades que desarrollan las empresas agrupadas en esta cooperativa, les permite optar a obras de todo tipo, incluso podrán buscar alternativas en sectores singulares, como por ejemplo el de las energías renovables. La gerencia de la nueva cooperativa la detenta el arquitecto Modesto Martínez Sienes y desde ella se gestionarán las ofertas y los proyectos, y se coordinarán las actividades de los socios.
Un ejemplo, el de esta cooperativa miñorana, que sin duda van a seguir los pequeños empresarios de la construcción de otras comarcas de Galicia. Al menos, desde la patronal gallega se dice que esa es la mejor manera de hacer frente a la crisis del sector, la más dura de su historia.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook