Mapa de recursos


Tres mitos

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Tres mitos, relacionados de alguna manera con la historia de Galicia, protagonizan nuestro próximo relato.

Eiffel nos lleva a Tui y Valença. Colón a Poio. Y Pedro Madruga a su magnífico castillo de Soutomaior.

 
Tiene Galicia grandes nombres en su historia, pero pocos de los que alcanzaron la categoría de mitos se asocian a paisajes y a zonas concretas de una misma provincia.
Al arquitecto francés Eiffel se le vincula con Tui y a Pedro Álvarez de Sotomayor o Pedro Madruga, con el entorno de Pontevedra capital, al igual que a Cristóbal Colón. Lo explicamos:
A Eiffel se le atribuyó la construcción del auténtico símbolo de la Euro región, el puente que soldó el Miño, el que une por ferrocarril Galicia y Portugal y por carretera Tui y Valença, dos villas que llevan cientos de años entendiéndose en el mismo idioma comercial y que suponen los dos paisajes urbanos mas interesantes del trayecto final del Miño. La historia cuenta que el 10 de octubre de 1884, Tui y Valença quedaron físicamente unidas por un puente. Fue Pelayo Mancebo de Ágreda el artífice de éste pionero puente internacional sobre el río Miño que ahora cumple sus primeros 125 años sin perspectivas de jubilación y con solera suficiente como para no amedrentarse ante la llegada de la alta velocidad. Como en otras tantas ocasiones, la fama recayó en el más reputado pero fue el proyecto de Pelayo Mancebo, el que desbancó al del mismísimo equipo del mago del hierro, el arquitecto francés Eiffel.
La influencia en el diseño, las similitudes con el sistema de soldadura francés de la época y tesis que defienden a Mancebo de Agreda como discípulo de Eiffel, dejaron en el olvido al verdadero autor de una obra ya elevada a monumento y con vida propia. El puente, considerado en la actualidad, como una obra maestra de la ingeniería, abrió la puerta a una dimensión comunicativa sin precedentes que catapultó a sus poblaciones hasta transformarlas en el área de mayor potencial de crecimiento económico de Galicia en el marco de una Euro región.
Otros mitos nos retrotraen al Medioevo gallego en la periferia de la capital de las Rías Baixas, en los inigualables paisajes de dos rías, y dos municipios: las de Pontevedra y Vigo y los ayuntamientos de Poio y Soutomaior.
El estudioso vigués Alfonso Phillipot ve en el paisaje de Poio a Cristóbal Colón, supuestamente allí nacido; porque, según sus investigaciones, el descubridor del nuevo continente bautizó con nombres de otras tantas localidades de la ría de Pontevedra a 80 lugares de América. La mitología se amplia ahora con una suposición mucho más controvertida: el almirante Colón y el noble popularmente conocido como Pedro Madruga, podrían ser la misma persona según peritos caligráficos.
Pedro Álvarez de Soutomaior es una de las figuras legendarias del Medievo gallego; se desconoce su fecha de nacimiento, pero se sabe que fue en Pontevedra y se dice que su muerte se produjo en extrañas circunstancias en 1486 en Alba de Tormes. Esto es lo que dice la historia.
Otros investigadores echan leña al fuego: dicen que el conde de Caminha no habría caído víctima de una enfermedad o de una emboscada sino que desapareció adoptando una nueva identidad, nada menos que la de Cristóbal Colón. Las bases de esta teoría las sentó Celso de la Riega en el siglo XIX. El historiador defendió el origen gallego del navegante, una suposición que década a década ha ganado defensores y argumentos: aluden especialmente a "sus escritos plagados de giros en gallego", su exhaustivo conocimiento de la ría de Pontevedra o al hecho de que, el primer obispo de Santo Domingo -amigo personal de Colón- lo situase en Galicia antes del primer viaje.
¿Por qué se dice que Colón era Pedro Madruga? Investigadores como Rodrigo Cota (autor de la obra "Colón, Pontevedra, Caminha") añadieron en los últimos años esta nueva posibilidad basándose en algunas coincidencias: Ambos personajes llaman igual a sus hijos. El cardenal Mendoza, protector de Pedro Madruga, lo fue también de Colón, Y el cronista Francesillo de Zúñiga menciona ya en el siglo XVI a Diego de Soutomaior (hijo de Pedro Madruga), como hijo de Colón. Pero si algún argumento sorprende a propios y extraños es el presentado por la perito calígrafa Teresa Torres Legarreta, hace unos días en Vigo: mostró con gráficos y superposiciones de escrituras como las formas de las letras son muy similares en ambos personajes, tantas coincidencias que para muchos son una prueba más de que se trata de la misma persona, muy a pesar de las reservas con las que otros estudiosos observan el tema
Estas investigaciones Teresa Torres fueron comunicadas a la Universidad de Barcelona y otros expertos calígrafos coinciden en que aparecen todas esas similitudes entre las letras y sus formas.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook