Mapa de recursos


Coles.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Estamos en Coles, en la bella proximidad de la capital ourensana.

Coles es uno de esos municipios próximos a la ciudad que lo tienen todo: el encanto del rural y la calma para disfrutar de él; el paisaje más bello y la posibilidad de vivirlo intensamente.

 
La proximidad aOurense mas el clima, el paisaje, la tranquilidad y las facilidades para encontrar terrenos a precios asequibles, hizo posible el aumento de viviendas unifamiliares. Quizá este hecho haya marcado el crecimiento poblacional:Coles tiene actualmente 3.500 habitantes, en sus ocho parroquias y en sus 92 entidades de población.
Hay que subir al monte celta de Santa Águeda, para descubrir el paisaje del municipio, entre la penillanura de Os Chaos y el Miño, aquí, también mar interior creado por el salto de Velle. Coles ofrece a la capital de la provincia espacios para el ocio, enclaves ideales para vivir, posibilidades de expansión industrial y un clima más suave y seco que el de la ciudad de las Burgas.
La apuesta municipal por el eco-turismo, también tiene respaldo en la iniciativa privada: Vila Centella y Pazo de Soutullo, son dos casas de turismo rural de notable éxito. En la gastronomía rural destaca la carne o caldeiro, plato al que se rinde homenaje cada 31 de agosto, en la romería del San Ramón de Cambeo.
Crece, poco a poco, el sector industrial: Son muy populares las fábricas de muebles que en la actualidad sustituyen a las tradicionales carpinterías que aquí, en Barra de Miño, cumplían el ciclo de su vocación maderera. La modernización de estas industrias las hace altamente competitivas en el mercado nacional. Al igual que la fábrica de cepillos de Cambeo, que exporta una amplia variedad de productos a diversos países europeos. La iniciativa empresarial se ha asentado al pié de la carretera nacional 525, Ourense-Santiago, que es la arteria principal de las comunicaciones en Coles. Aquí, además de industrias relacionadas con la madera, como las dedicadas a la fabricación de parquets y puertas, se han instalado empresas de construcciones metálicas, del sector de la automoción, e incluso bodegas.
El cultivo del vino, es el principal del sector agrícola en Coles: aquí podemos encontrar excelentes tintos mencía, o blancos elaborados en base a uvas albariño, godello, treixadura y una muy característica de esta zona, el verdello rubio, que ha distinguido a los vinos de El Viso. En este tiempo de otoño, además, los viñedos pintan un paisaje multicolor de singular belleza, una vez que las vides quedaron desnudas, sin hojas.
La actividad agrícola se limita a pequeñas huertas para el autoconsumo, pero no así la ganadería, que tiene en el histórico Pazo de Fontefiz uno de los principales centros de investigación, de toda Galicia. En él se experimenta para mejorar la reproducción de las razas autóctonas de vacuno; e incluso se recuperó la Gallina de Mos, una especie autóctona de gran valor, especial para la reproducción de los famosos capones y que estuvo a punto de desaparecer. En Fontefiz funciona el Centro de Recursos Zoo genéticos de Galicia, en dependencia directa de la Consellería de Medio Rural del gobierno gallego. Fontefiz es también el pazo más antiguo del municipio.
Por aquí pasa la Vía de la Plata; por aquí, por Gustei, punto de información al peregrino y en donde se ubica uno de los templos de mayor valor histórico-monumental. Es una iglesia sencilla, proporcionada, viva muestra del románico gallego, construida en el siglo doce, y cuya advocación a Santiago Apóstol está refrendada por una imagen, en granito policromado, que se conserva en su interior.
Otras muestras interesantes de la arquitectura religiosa las suponen la parroquial de San Paio de Albán, también románica, que posee una portada ligeramente apuntada con la imagen de la Virgen en el tímpano. No faltan los elementos etnográficos de interés, como por ejemplo, los molinos. Los tradicionales, de agua, como el de Trasdorrío; o los nueve que hay en el regato de Soutullo de Abaixo. Incluso había uno de viento, en Gustei. También merecerá la pena conocer el horno comunal de Gurpilleiras en A Barra.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook