Mapa de recursos


Los Ríos de Paradela.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Desde Galicia Para El Mundo les llevamos por los espacios naturales de Paradela.

Al caminante que sigue la Ruta Xacobea francesa le recomendamos hoy que abandone la flecha amarilla para descubrir tres espacios naturales de Paradela. Y al viajero curioso le sugerimos este municipio como lugar de descanso para un fin de semana cualquiera, aunque sea de invierno.

 
Podrá hacerlo en dos confortables establecimientos de turismo rural. La Casa O Foilebar, en el lugar del mismo nombre de la parroquia de Castro de Rei. O en la Casa Cimadevila, en Vilaragunte. Como aperitivo de las rutas de interés que nos aguardan entre el Miño y el Loio, partimos desde Pacio, la capitalidad del municipio, hacia A Ruxidoira, un lugar encantador y un conjunto etnográfico formado por un molino y una bella "fervenza". Este trayecto sigue en parte el curso de un regato saltarín, el Ruxidoira, que busca su trayecto entre un bello bosque de ribeira en el que abundan los carballos, los alisos y otros árboles autóctonos propios de las riberas de los ríos lucenses.
Entre Pacios y San Xoan de Loios discurre una de las rutas naturales más hermosas del municipio de Paradela.Una primera parte de este sendero discurre por un bello camino de tierra, sigue por un frondoso souto de castaños y llega hasta el molino de Pías. Desde este lugar buscamos el trayecto del río Loio cruzando el puente de A Retorta, para seguir caminando, despacio, sin prisas, admirando el paisaje, por en medio de egregios carballos centenarios y altos muros de piedra, que dividían las fincas donde antiguamente se sembraban trigo o centeno.Este sendero, marcado como ruta de interés especial, acompaña al río hasta el Muiño da Retorta, el mas grande de la comarca, con cuatro piedras de moler en su interior. Sigue luego hasta Suar, donde se puede visitar su iglesia románica, del siglo XII, desde donde tomaremos el camino de Portocaneiro.
Desde las ribeiras del Loio por esta zona se disfruta de excelentes panorámicas, tanto del río como de Suar, Castro y Celmán, pueblos encantadores que bien dicen del alma rural del municipio. Poco antes de llegar a Loio de Cortes aparece el desvío que nos indica el antiguo monasterio de Santa María de Loio, del que únicamente se conserva la capilla, recientemente restaurada. Está edificada sobre un antiguo castro.
El tramo final del río es un espacio natural en el que convergen diversos ecosistemas, de gran interés paisajístico y biológico. La vegetación es la propia de ribera, con álamos, sauces y arces, que se mezclan con una gran variedad de helechos y hiedras. Existen roquedales donde hacen sus nidos especies como el cuervo, el gavilán, el colirrojo tizón y el avión roquero, aves fluviales como el mirlo acuático o el martín pescador. También se pueden ver jinetas y garduñas. La ruta termina aquí, en la confluencia con el Miño, en la cola del embalse de Belesar ya cerca de Portomarín.
Para el final de este recorrido por los espacios naturales de Paradela les tenemos reservada una buena parte de la Ribeira Sacra lucense, que pertenece a las parroquias de Loio, San Facundo de Ribas de Miño y Aldosende. Si aún no han perdido su capacidad de asombro, suban con nosotros a los miradores de estos espacios naturales, especialmente al monte de A Trapa. Primero, desde Cabodevila, admiremos el Miño, con el nuevo Portomarín como telón de fondo. Descendamos luego con el gran río hasta el Monasterio de San Facundo de Ribas de Miño, un monumento de interés nacional desde 1982, formado por iglesia y casa rectoral. Su restauración mereció ser premiada por el Colegio de Arquitectos de Galicia. El entorno de este lugar, con embarcadero para el catamarán que recorre este tramo del río, es de una gran belleza paisajística. Destacan los viñedos en terrazas bajando por las laderas del monte de A Trapa. La cumbre de A Trapa es el final de nuestro trayecto, por hoy. Preside el lugar la Virgen de Penarredonda, desde una ermita construida en su honor en el año 1.740. Es la abogada de la lluvia para el tiempo seco. Desde aquí se alcanza toda la hermosura de un paisaje que al alcanza a todos los lugares donde comienza la Ribeira Sagrada lucense e incluso los grandes picos del Courel.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook