Mapa de recursos


La Ruta de Finisterre

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El peregrino solo llegará al final de su viaje si alcanza el punto mas occidental de Europa, al que los romanos llamaron Finisterrae.

Aunque la peregrinación Xacobea concluye, en su esencia, en Compostela, ante el sepulcro del Apóstol, no son pocos los caminantes que, siguiendo una vieja tradición, deciden prolongarla hasta Finisterre.

 
Concretamente buscan el Finis Terrae de los romanos, que así le llamaron asombrados por la belleza y el misterio de sus puestas de sol. Y es que el Cabo Fisterra es la punta extrema de la Europa continental y hasta la Edad Media, el último reducto de la tierra conocida, es decir, el Fin del Mundo.
Para los peregrinos creyentes, sin embargo, el Camino terminaba aquí porque este era el tramo final del itinerario que en el cielo marcaba la Vía Láctea o Camino de las Estrellas, ya que aquí estaba el origen de la cristiandad en Galicia; aquí en la ermita de San Guillermo. Cuentan que fue el mismísimo Apóstol Santiago el que destruyó el Ara Solis, el altar en el que los celtas practicaban el culto al dios Sol, en el Promontorio Nerio; y dicen que hay en él piedras santas en las que la Virgen se le apareció al señor Santiago.
Este camino último de la Costa de la Vida es también de hermoso contenido natural, desde que dejamos atrás la compostelana Plaza del Obradoiro, para sumirnos en la placidez de su trazado, a través de los ayuntamientos de Ames, de Brión, de Negreira, de Mazaricos. El Val de A Mahía, carballeiras santas, como la de Santa Minia, puentes medievales, como Ponte Maceira, construcciones pacegas. Cada paso que damos es un legado de naturaleza o arte escrita en piedra.
Atraviesa también este camino final las tierras de Dumbría, bañadas por el Río Xallas, de gran interés paisajístico. Una vez próximos al lugar de Hospital, fin de etapa en esta ruta, seguiremos por el Camino hasta Muxía para encontrarnos con el más impresionante Atlántico, que baña las piedras mágicas del Santuario de A Barca.
Otra opción nos posibilita ir por tierras de Cee y Corcubión, pero entonces no podremos disfrutar del placer de caminar al lado del mas impresionante paisaje atlántico, por el Camino entre Muxía y Fisterra.
Este trayecto final es de aldea y mar. Está pintado de verde y de azul. Tiene playas interminables y acantilados en donde el mar descarga su furia y faros como Touriñán, punto extremo de Muxía. Por este camino se llega a la legendaria Dugium, hoy dividida en las dos parroquias de San Vicente y San Martiño. El peregrino habrá de subir hasta el monte do Facho para obtener la mejor postal del horizonte atlántico y conocer los lugares sagrados de los nerios, de los celtas y de los cristianos que siguieron la huella del Apóstol hasta las Pedras Santas. Desde ellas, el descenso hasta el Faro impresiona. En la punta del cabo, los peregrinos encienden una hoguera para quemar sus pecados y así alcanzar la eternidad. Este rito tiene lugar en el momento en el que sol incendia el océano, fundiéndose en el mar, como el oro de los romanos.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook