Mapa de recursos


Reverdece la Tierra

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El agua fertiliza la tierra, que crea los paisajes marinos más bellos cura nuestros males.

Aunque dicen que nunca llueve a gusto de todos, el agua de la vida hace posible el paisaje verde de Galicia y facilita el éxito de la vida rural, protagonizado por muchos hombres y mujeres cuya existencia transcurre en el campo.

 
El agua de lluvia pone brillo a los verdes prados, alegra el alma campesina y enternece el paisaje de hierba y vacas, que ya se sabe que la vaca es el animal totémico de Galicia. Porque hay siete mil ganaderos inscritos en el organismo que regula el sector que se ocupan de mimar a la frisona, la vaca lechera; y a la rubia gallega, la de la rica carne con carnet. Aunque ambas no viven actualmente su momento mas dulce, siguen siendo el motivo principal de la vida campesina en muchos de los idílicos lugares de la Galicia interior.
Entre leche y carne, la ganadería gallega factura al año unos ciento cincuenta millones de euros y en torno a esta actividad se ha desarrollado una industria básica en el devenir económico de las comarcas rurales de Galicia. Sin agua no sería posible ni el alimento elemental de un millón de vacas ni tampoco el verde colorido de la huerta gallega, actualmente implicada en un proceso de desarrollo rural en el que suenan familiares las palabras repoblar, optimizar, innovar o diversificar. El minifundismo ya es historia y la nueva agricultura potencia nuevos productos de la huerta, especialmente el vino. La agricultura ecológica gana adeptos y ya son mas de cien las empresas que comercializan alimentos en los que no se utilizan abonos químicos.
El agua hace posible todos los tonos verdes de esta tierra de paisajes imposibles. Incluso el verde oscuro de los bosques de invierno que se entremezcla con el claro de los líquenes misteriosos que trepan por los troncos de los árboles.
El paisaje verde de la Galicia campesina es una invitación a disfrutar del turismo rural, que hay medio millar de opciones en lugares reverdecidos por el agua. La lluvia nos concede un suelo verde, que nos entrega, generoso, todo tipo de alimentos y nos regala una muy especial forma de vida.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook