Mapa de recursos


Ciudad con Encanto

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Mucho arte, muchas épocas contenidas en tan pequeño espacio, demasiada belleza... lo mejor es relajarse y limitarse a disfrutar.

La ciudad de Santiago, es una gran desconocida, y es que la belleza y perfección de la Plaza del Obradoiro y de la Catedral con su tremenda carga simbólica, anulan lugares que en otras ciudades serían puntos obligados de visita.

 
El mejor lugar de esta ciudad que parece producto de un proyecto muy pensado por Diego Gelmírez, son sus calles. Cualquiera de las que hay en el Casco Viejo vale la pena por múltiples motivos y seguro desemboca en una plaza conservada como hace un siglo. El primer rincón que elegimos no es el más hermoso pero si de los más olvidados. El Barrio del Carmen de Abaixo es la mejor muestra de tranquilidad y el silencio del campo sólo roto por un gallo a 5 minutos del centro de la ciudad. Y es que Santiago es capital de Galicia, centro de muchos sectores y al mismo tiempo es tan pequeña y tranquila que casi parece un pueblo en el mejor sentido de la palabra. Antes de recorrer otras fachadas discretamente hermosas, echemos un vistazo a la fachada más representativa del barroco. Fernando de Casas y Novoa le dio esta faz a la obra del Maestro Mateo. El interior está casi intacto con su planta de cruz latina y la estrella el sepulcro del Apóstol. Además de las conocidísimas plazas que la rodean está el Monasterio de San Paio de Antealtares. Según el arquitecto Aldo Rossi su fachada es una de las obras maestras de la arquitectura del siglo XVII y representa la huída a Egipto. Muy cerca se encuentra el Museo de las Peregrinaciones situado en la casa gótica. Y ya nuestros pasos, en un breve pero delicioso paseo, nos llevan ante otro tesoro olvidado, el convento de Santa Clara, que terminado en 1719, es la obra más original del barroco compostelano. No hemos de despistarnos. Antes de que termine la mañana hay que presenciar un espectáculo. Fresco es lo primero que se nos viene a la cabeza en la Plaza de Abastos. Todo productos de las aldeas cercanas en medio de esta estructura de los años cuarenta.
Un poco más alejada está una de las zonas más auténticas de esta ciudad: la Colegiata del Sar iniciada en el siglo XII. La iglesia de las Ánimas, San Martín Pinario, etc... Todo esto sin olvidarnos de la arquitectura contemporánea....


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook