Mapa de recursos


Pueblos en la Vía de la Plata

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Llegamos esta vez a Vilar de Barrio para conocer uno de los tramos mas bellos de la Vía de la Plata.

Vilar de Barrio ofrece al peregrino y al visitante un paisaje de gran belleza, sustentada en el curso de los ríos, especialmente el Arnoia, y en la Sierra de San Mamede.

 
Cris dejó escrito en el registro del libro de peregrinos:
"Otra maravilla de albergue, una vez más, como todos los albergues gallegos, por lo que veo, pensado para el peregrino. Este pueblo es muy bonito, con muchos hórreos y casas de piedra. Agradezco enormemente a la Sra. Carmiña tantas atenciones como tuvo conmigo y con mis compañeros de Camino".
La señora Carmiña es solo un ejemplo de la hospitalidad de la que hacen gala los casi dos mil habitantes de Vilar de Barrio. Cris podía haber utilizado, por ejemplo, los servicios de la casa de turismo rural que se conoce como A Casiña da Pepa, situada en un entorno magnífico; y escribiría lo mismo, después de comprobar la sabiduría gastronómica de su cocinera.
Vilar de Barrio es un municipio de la Vía de la Plata con antigua tradición turística, debido al montañismo y a la caza, además de a las peregrinaciones a Compostela. Quedan atrás Laza y los montes del Invernadoiro, pero la sierra santa, la de San Mamede, domina el paisaje. Este es un territorio de grandes contrastes que comienza, al sur, con la laguna de Antela, que se está recuperando. Al norte, el río Arnoia crea lo que se conoce como A Veiga do Medo. Al este está la sierra y al oeste pueblos hermosos rodeados por soutos de castaños centenarios y fincas de trigo, maíz y patata.
Vilar de Barrio la capital municipal, es una villa pequeña, pero bonita, con casas de piedra y signos de un pasado agrícola importante. Fue un vivero de emigrantes en tiempos más difíciles que incluso los actuales, pero hoy tiene motivos para encarar con optimismo el futuro, a poco que se potencie el turismo. Sus inviernos son de nieve frecuente, las primaveras excepcionales, los veranos frescos y los otoños de una policromía que magnetiza. Las ferias tienen fama y si viene uno el primer domingo de octubre será testigo de la fiesta de la patata, que sirve para decirle al mundo que esta es la mejor de todas y que, además, representa un papel fundamental en el desarrollo económico del municipio. Por cierto. Si pregunta que monumentos hay que ver le llevarán hasta el Menhir de Antela, de los mejor conservados de Galicia. Pero, hay muchas mas opciones en sus pueblos, que tienen encanto.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook