Mapa de recursos


Las Huellas del Pasado

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El camino que pasa por Piñor es el de la via de la plata, viene desde Sevilla y entra en Galicia por Ourense.

Si los paisajes de Piñor impresionan otro tanto ocurre con las huellas de su historia, marcadas por las construcciones religiosas y civiles

 
La traza de la Vía de la Plata en Piñor comienza en Mirelas, donde cruza el río del mismo nombre por un puente medieval, de piedra, de un solo arco. Saliendo de Mirelas el camino va pegado a la carretera hasta Piñor de Cea. Sigue por Albarona y llega hasta el pueblo de Arenteiro, en donde está el caserío de A Ponte. Nos sorprenderá en Arenteiro un moderno santuario dedicado a Nuestra Señora de las Nieves y Peregrina, que en 1974 fue inaugurado tras haber sido costeada su construcción por los nacidos en esta zona que aún residían en el extranjero. En el lugar de A Ponte, por donde el camino cruza el Arenteiro, aún se mantiene en pié el viejo puente medieval de piedra. Asciende luego el camino hasta Mesóns do Reino y desde allí seguirá por Moire y Santiago de Torrezuela, hasta Santa María do Desterro, que tiene una magnífica iglesia de finales del siglo XVIII.Pero en el municipio de Piñor destacan dos pequeñas iglesias, la de San Juan en Barrán y la de San Pelagio, en Loeda.
La arquitectura civil tiene su máxima representación en el pazo de Legísima, cuna de la pintora ourensana Carmen Legísima. Posee un torreón y jardines de gran belleza. Otro pazo que conviene resaltar es el de Vilariño del siglo XVII. La casa señorial de Reda del mismo siglo y la casa del beato Juan Jacobo Fernández constituyen otras importantes muestra de este tipo de arquitectura. Pero muy cerca de Piñor, como suele decirse a tiro de piedra, está el Escorial gallego, el Monasterio de Oseira, que tuvo en su esplendor medieval una gran influencia sobre todas estas tierras, las situadas entre las sierras del Candán, la Pena de Francia o la sierra da Martiñá. Su poder llegaba entonces hasta Carballiño y hasta Ribadavia, en donde ejercían señorío los Sarmiento. No es de extrañar que, a lo largo del tiempo, los peregrinos hayan modificado la traza original de la Vía de la Plata para conocer el Monasterio, que así sucede hoy en día cuando no hay prisa por reemprender el Camino. Un camino de lo mas representativo del milagro Xacobeo, en su más polifacética expresión. Por la policromía de sus cambiantes paisajes, que van del bosque al yermo, de la montaña a la llanura, atravesando ríos por puentes medievales, como el del Arenteiro o el del Mirela. Claro que al final son los peregrinos quienes protagonizan la historia actual de este trayecto.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook