Mapa de recursos


Sentirse a Gusto

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El interior de Galicia ofrece miles de opciones para sentirse a gusto.

Elegimos la comarca del Deza, atravesada por la Vía de la Plata para que, la semana que viene, disfruten del contacto con la naturaleza y descansen, que para eso son las vacaciones.

 
En la comarca del Deza hay numerosas ofertas hoteleras para instalarse la semana que viene. Nosotros optamos por esta casa de turismo rural, "A Posta de Prata", situada en Taboada, Silleda. Jorge Ojea y Belén Seoane nos abren las puertas de esta casa, recuperada como establecimiento rural. Un lugar donde podrán disfrutar con la arquitectura y la singular decoración de un alojamiento de tipología gallega pero un toque interior que apuesta por la modernidad.
La sensibilidad por la recuperación y consolidación del patrimonio arquitectónico gallego cobra fuerza y cada vez más propietarios piensan en rehabilitar edificaciones en el medio rural preservando los estilos primitivos. Es el caso da Posta da Prata, que ha sido galardonada con el premio de Arquitectura Rodríguez Peña, que otorga la Fundación Galiza Sempre. Es un lugar ideal para asentarse en estos días y desde aquí poder conocer toda la comarca y el interior de Galicia. Podremos así descansar en esta zona y relajarnos con la tranquilidad de la naturaleza escuchando el sonido del río. Y es que estamos al lado del Deza, y de Ponte Taboada, donde las aguas separan los ayuntamientos de Silleda y Lalín. Lo primero por tanto será visitar este puente romano, que nos recuerda que por aquí pasaba una antigua vía, tal vez precursora del camino medieval, utilizado por los peregrinos de Santiago. Seguiremos por tierras de Silleda, pero esta vez cerca del curso de su principal afluente, el Toxa. Salta al vacío en las cercanía de Bandeira, provocando la Fervenza do Toxa una de las maravillas naturales de Galicia. Espectaculares miradores y carballeiras más autóctonas nos acompañan en nuestro paseo. Una ruta de senderismo nos dejará conocer todo su esplendor: su unión con el Deza y el camino hacia el Monasterio de Carboeiro. Se trata de la joya de la corona del municipio. Enclavado en las riberas del río que venimos siguiendo, su interior conserva toda la majestuosidad de una abadía que gobernó buena parte de las tierras del Deza y los condominios más allá de la comarca.
Pero debemos acercarnos también a la Sierra de O Candán. Estamos en el mirador de la Galicia central. El monte de San Benito, a 1000 metros de altura, un lugar que comparten tres ayuntamientos: Silleda, Lalín y Forcarei.
Daremos un pasito y nos adentraremos en el concello lalinense. Un paraiso perdido de la montaña donde el afluente más importante del Ulla surge tranquilo y se desliza hacia el norte. Hablamos de Zobra, un lugar al que hay que ir adrede. Y al que los jóvenes de la zona situaron en el mapa. Se plantaron en las ruinas de las viejas casas de los mineros para arreglarlas y dedicarlas al turismo rural. Ahora hay aquí una interesante ruta de senderismo. Las minas y sus accesos están limpios y se pueden ver perfectamente los restos de otros edificios mineros. Un entorno museístico que no debe quedar olvidado. De camino podrán descansar en los bancos que hay por el sendero y si siguen las indicaciones bajarán hasta las aguas del Deza. Después de unos largos paseos, ya que las rutas de senderismo abundan en la parroquia de Zobra, podremos acceder también á fervenza da Central. Donde antaño hubo una industria hidroeléctrica que hoy ha dejado tan solo paso a la naturaleza. Se encuentra en la ladera norte del monte Testeiro y es el lugar mas cercado al nacimiento del Deza a donde podemos acceder. Pero no podemos volver a casa sin visitar la aldea de Trigueira. Aquí sus vecinos están haciendo un extraordinario esfuerzo por preservar las tradiciones y cuidar los detalles de su entorno medioambiental.
Aquí no valen los relojes. En Zobra el tiempo lo marcan los ciclos de la vida. Así que ya saben, la semana que viene déjense la prisa en casa y disfruten de la tranquilidad de de los dezanos?.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook