Mapa de recursos


Cementerios de Barcos

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Los puertos gallegos son todo un mundo.

En ellos hallamos hoy la vida y la muerte. La vida en los barcos que salen a faenar y la muerte en los buques y embarcaciones que utilizan el muelle como cementerio-

 
Un maldito petrolero, el Urquiola, encalló en el umbral del puerto de A Coruña y allí se murió tras contaminar una de las mas hermosas bahías del mundo. Antes, otro petrolero, el Polycomander, se había hundido en la ría de Vigo haciendo lo propio.
Habría mil historias de naufragios que contar, ya no en la costa difícil, sino también en las rías en calma, las Baixas y las Altas. Porque el mar es la vida pero también la muerte.
Lo que ya no resulta tan lógico es que en algunos puertos se mueran los barcos que han tenido vida en otro tiempo, abandonados por sus propietarios e incluso por la propia justicia. La mayor parte de los grandes buques abandonados lo son por el interés de sus armadores, a los que no compensa pagar una reparación, las tasas portuarias o incluso los humildes salarios de su tripulación, que a veces se ven obligados a vivir en ellos. Otros muchos se mueren en el puerto por motivos bien diferentes, como los narcobarcos. Y, naturalmente, también los hay que se mueren de viejos.
Vamos al "Carmen Barcia", un buque con historia construida en unos hoy desaparecidos astilleros de Noia, en el año 1954. Desde esa fecha y hasta mediados los años noventa, el barco transportó arena desde las rías de Galicia hasta otros puertos españoles. En el año 1994, y con cuarenta de navegación a sus espaldas, el barco atracó de forma indefinida en la rada arousana donde permanece desde aquel entonces deteriorándose cada vez más. Porque desde el 2001 agoniza, pese a haber sido uno de los "buques insignia" de la flota de las Rías Baixas, ya que esa fue la fecha en la que recibió los últimos auxilios. Los amantes de la cultura marítima reclaman su protección especial, como embarcación singular, pero lo cierto es que el "Carmen Barcia" ocupa espacio en lo que se conoce ya como el cementerio de barcos, del puerto de Vilagarcía - En este mismo lugar suelen atracar muchos de los narcobarcos apresados por Aduanas en operaciones antidroga. Son buques que, pese a salir a subasta a bajo precio, muy pocos se atreven a comprar por temor a represalias. El ejemplo mas claro es el del "Abrente", que tras ocho años amarrado en este muelle terminó hundiéndose, el año pasado, aunque no hace ni un mes que la Autoridad Portuaria sacó sus restos mortales a subasta pública. El armador del Carmen Barcia ha sacado sus restos a la venta, tras los daños sufridos por el último temporal. Pero el destino de este barco no parece la restauración, sino mas bien el desguace. Las asociaciones de cultura marítima lo ponen como un claro ejemplo de que algo está fallando en lo que se refiere a la conservación de embarcaciones y a la obligación de mantenerlas en buen estado.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook