Mapa de recursos


Entre Palas de Rei y Melide

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Seguiremos una vez mas a los peregrinos en esta etapa del Camino Francés.

El Valle del Ulla y los campos de Monterroso y de Palas de Rei, con el castillo de Pambre como joya, nos ponen a la vista las coruñesas tierras de Melide.

 
Al seguir las arterias peregrinas que bordean Santiso, camino de las tierras de Melide, aparecen otra vez las cruces de piedra del culto a la muerte; las románicas iglesias construidas por los maestros canteros anónimos; los nobles pazos de romántico señorío; y los paisajes de aldea que comparten con nosotros el relato, en la vieja casa de turismo rural. Es esta de Santiso una tierra mágica, por donde pasa el Camino, de piedra y de polvo aplastado por millones de pasos, a lo largo de un milenio, rozando el límite del municipio.
La mas antigua de las rutas Xacobeas deja Palas de Rei en San Xulián, la iglesia románica, erigida en honor del soldado santo al que el ángel perdonó sus crímenes. En las cercanías de San Xulián, estan los pazos de Ulloa, que son el de Vilamaior y la Casa de Ulloa. Por ponte Campaña el Camino cruza el río Pambre, para seguir por Casanova, Vilancendoi y el histórico Porto de Bois, escenario de la derrota del Conde de Lemos a cargo de las tropas de Enrique II.
Hay que desviarse de la ruta xacobea para conocer el Castillo de Pambre, uno de los pocos que no fue destruido por los Irmandiños.
El Camino sigue desde el límite de Santiso hasta llegar a Santa María de Leboreiro, burgo citado en el Codice Calixtino. En medio del pueblo, muy restaurado, encontraremos la iglesia de Santa María, románica. Los restos de un antiguo Hospital de peregrinos. Las casas con ventanas al camino"para atender las demandas de queso de los peregrinos, y el puente medieval de cuatro arcos sobre el río Furelos. Leboreiro era la parada inmediata antes de llegar a la villa de Melide. El peregrino atraviesa por aquí un paisaje de piedra y agua. De piedra por el arte monumental del trayecto. Y de agua, por los pequeños ríos y el Ulla, espejo de la mas viva naturaleza.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook