Mapa de recursos


El Mar de Sampedro

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Hace ya quince años, Galicia vivió intensamente la historia de Ramón Sampedro.

Su historia es conocida, pero su mar esconde rincones tan sublimes como su corta vida.

 
Había mar de fondo en la playa de As Furnas y hacía resaca en la costa. Ese día empezó la tragedia de Ramón Sampedro: se lanzó al mar, chocó contra la arena y se fracturó la espina dorsal, quedando tetrapléjico de por vida.

"Estaba de pie al borde del pozo natural que formaban las rocas de la playa?"(Ramón Sampedro)
Decía que no existían palabras para describir lo sucedido, pero lo que tuvo claro hasta sus últimos días es que, como escribió Neruda, estaba cansado de ser hombre. Había disfrutado del mar hasta los 25 años y el mar causó el accidente que cambiaría su vida. La historia, ya la conocen. Dos películas contaron su muerte deseada. Dos largometrajes que también nos mostraron cuales fueron sus grandes pasiones; entre otras, el mar.
Ramón veía el mar como a una madre que te envuelve, te seduce y te protege; incluso te ofrece la libertad y la posibilidad de conocer el mundo. El mar o la mar, que le dicen los que de ella viven. Vital para unos, cruel para otros. En Galicia se siente así, como una presencia y una ausencia que va y viene.
Los años que Ramón Sampedro vivió postrado en una cama soñaba con volver a ese su mar bravo, su mar de playa, de pesca, de respeto?
"Es como si la facultad de recordar sobrevolara todos los lugares amados a la vez?"
Como en la película de Amenabar, intentamos recrear una sensación personal, para que puedan volar sobre la zona donde vivió Sampedro su juventud y conocer así los paisajes de sus emociones. Ramón sentía el latido del mar que baña la costa de Rianxo a Porto do Son , donde reina la calma y a veces la furia; que se torna playa en Cabío o brama contra la arena de la gran duna de Corrubedo . A pesar de la tragedia, el mar de Sampedro siempre aparece bello. Es un océano y dos rías, la de Muros-Noia y la de Arousa. Un conjunto marítimo insondable, misterioso y libre. Como las libres gaviotas que sobrevuelan el lugar donde mueren las olas que vienen y van del océano a la playa. Cerca del lugar fulgurante donde los nenúfares nadan; en la laguna de Xuño , donde las ranas cantan su canción al viento. "Es el deseo del hombre de poder sentir de nuevo la Naturaleza".
Sampedro soñaba con su Barbanza, en donde hasta la historia esconde sus secretos en forma de castro. En Baroña , al lado del mar, siempre al lado del maR. El mar, el recuerdo constante pero etéreo,
"Aparecieron los verdes de mi tierra y el rostro dulce de mi madre, de mi abuela? Y me acompañaron los recuerdos de sus caricias?"
Tras la tragedia, los puertos se convirtieron también en recuerdos. Los de pesca, los de sus paseos. Porto do Son , Ribeira , Corrubedo , A Pobra, Rianxo.
"Yo era marino mercante y las primeras imágenes que llenaron mi mente fueron las de los puertos que había recorrido".
El mar -ya lo decía James Joyce en "Ulises"- intenta continuamente construir un mensaje para nosotros: el mensaje de la libertad, del amor. Cada ola es solo un símbolo. Por eso el mar fue el inicio y final de la vida de Ramón Sampedro. Ese mar vital y fantástico siempre hermoso, pero también traicionero.
"Si hubiese intuido la vida que me esperaba habría bebido toda la mar?"


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook