Mapa de recursos


Entre Asturias y Galicia

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Llegamos ahora a la imaginaria frontera astur-galaica.

Nos subiremos a la cumbre del alto do Acebo, que es ruta de Compostela, para contemplar los valles profundos creados por el surco de los ríos, entre los que destaca el Navia.

 
Nuestra ruta comienza un poco más allá Galicia. Nos encontramos en el conjunto rehabilitado de Pumares, en Santa Eulalia de Oscos, en la parte más occidental de Asturias. Su privilegiado emplazamiento en un valle rodeado de bosques, y su secular aislamiento han hecho que este lugar todavía conserve intactas sus costumbres, tradiciones y arquitectura. Llegar hasta aquí además, resulta fácil. Hay buenas comunicaciones y está a solo 40 kilómetros de Negueira de Muñiz, en la comarca de A Fonsagrada. Por el camino siguiendo el trazado de la carretera hay que detenerse para admirar el paisaje montañoso. Desde O Acebo, por ejemplo, se ven las montañas astur galaicas de más de 1.000 metros de altitud. Hemos entrado en Galicia por Negueira de Muñiz . Es lugar de importancia comunitaria, y tierra muy vinculada a la emigración, aunque últimamente ha remontado su población. Aún así, Negueira es el municipio con menos habitantes de toda la comunidad autónoma. Y un lugar que como queda demostrado con estas imágenes bien merece una visita.
Nuestro trayecto sigue por tierras fonsagradinas y nos permite admirar, desde diversos lugares, el río Navia y la cola que provoca el embalse de Salime. Desde aquí, el paisaje es espectacular y nos sorprende especialmente el juego de las mansas aguas del río y la gran montaña. Además a lo largo de estos valles, pequeñas aldeas salpican el paisaje. Algunas de ellas, nos cuentan, están repobladas por jóvenes que hacen de la ecología su bandera; como por ejemplo, Foxos, que recuperan con paciencia. Aunque a nosotros la que más nos ha llamado la atención es esta de Vilaseca.
Otro de los grandes recursos da Fonsagrada proviene de su riqueza forestal. Una gran fuente de ingresos en la zona. Y por otra parte, otro reclamo más para hacer turismo. A Fraga da Marronda o la de Carballido componen dos parajes naturales de alto interés ecológico y cinegético, donde podrá encontrar el viajero curioso muchas especies autóctonas de flora y fauna.
Para acabar esta ruta natural hemos elegido esta hermosa cascada de Vilagocende, a solo 5 kilómetros del núcleo da Fonsagrada.
Es el punto y final de una recomendable ruta ecológica, entre Asturias y Galicia. Nuestra ruta comienza un poco más allá Galicia. Nos encontramos en el conjunto rehabilitado de Pumares, en Santa Eulalia de Oscos, en la parte más occidental de Asturias. Su privilegiado emplazamiento en un valle rodeado de bosques, y su secular aislamiento han hecho que este lugar todavía conserve intactas sus costumbres, tradiciones y arquitectura. Llegar hasta aquí además, resulta fácil. Hay buenas comunicaciones y está a solo 40 kilómetros de Negueira de Muñiz, en la comarca de A Fonsagrada. Por el camino siguiendo el trazado de la carretera hay que detenerse para admirar el paisaje montañoso. Desde O Acebo, por ejemplo, se ven las montañas astur galaicas de más de 1.000 metros de altitud. Hemos entrado en Galicia por Negueira de Muñiz . Es lugar de importancia comunitaria, y tierra muy vinculada a la emigración, aunque últimamente ha remontado su población. Aún así, Negueira es el municipio con menos habitantes de toda la comunidad autónoma. Y un lugar que como queda demostrado con estas imágenes bien merece una visita.
Nuestro trayecto sigue por tierras fonsagradinas y nos permite admirar, desde diversos lugares, el río Navia y la cola que provoca el embalse de Salime. Desde aquí, el paisaje es espectacular y nos sorprende especialmente el juego de las mansas aguas del río y la gran montaña. Además a lo largo de estos valles, pequeñas aldeas salpican el paisaje. Algunas de ellas, nos cuentan, están repobladas por jóvenes que hacen de la ecología su bandera; como por ejemplo, Foxos, que recuperan con paciencia. Aunque a nosotros la que más nos ha llamado la atención es esta de Vilaseca.
Otro de los grandes recursos da Fonsagrada proviene de su riqueza forestal. Una gran fuente de ingresos en la zona. Y por otra parte, otro reclamo más para hacer turismo. A Fraga da Marronda o la de Carballido componen dos parajes naturales de alto interés ecológico y cinegético, donde podrá encontrar el viajero curioso muchas especies autóctonas de flora y fauna.
Para acabar esta ruta natural hemos elegido esta hermosa cascada de Vilagocende, a solo 5 kilómetros del núcleo da Fonsagrada.
Es el punto y final de una recomendable ruta ecológica, entre Asturias y Galicia. Nuestra ruta comienza un poco más allá Galicia. Nos encontramos en el conjunto rehabilitado de Pumares, en Santa Eulalia de Oscos, en la parte más occidental de Asturias. Su privilegiado emplazamiento en un valle rodeado de bosques, y su secular aislamiento han hecho que este lugar todavía conserve intactas sus costumbres, tradiciones y arquitectura. Llegar hasta aquí además, resulta fácil. Hay buenas comunicaciones y está a solo 40 kilómetros de Negueira de Muñiz, en la comarca de A Fonsagrada. Por el camino siguiendo el trazado de la carretera hay que detenerse para admirar el paisaje montañoso. Desde O Acebo, por ejemplo, se ven las montañas astur galaicas de más de 1.000 metros de altitud. Hemos entrado en Galicia por Negueira de Muñiz . Es lugar de importancia comunitaria, y tierra muy vinculada a la emigración, aunque últimamente ha remontado su población. Aún así, Negueira es el municipio con menos habitantes de toda la comunidad autónoma. Y un lugar que como queda demostrado con estas imágenes bien merece una visita.
Nuestro trayecto sigue por tierras fonsagradinas y nos permite admirar, desde diversos lugares, el río Navia y la cola que provoca el embalse de Salime. Desde aquí, el paisaje es espectacular y nos sorprende especialmente el juego de las mansas aguas del río y la gran montaña. Además a lo largo de estos valles, pequeñas aldeas salpican el paisaje. Algunas de ellas, nos cuentan, están repobladas por jóvenes que hacen de la ecología su bandera; como por ejemplo, Foxos, que recuperan con paciencia. Aunque a nosotros la que más nos ha llamado la atención es esta de Vilaseca.
Otro de los grandes recursos da Fonsagrada proviene de su riqueza forestal. Una gran fuente de ingresos en la zona. Y por otra parte, otro reclamo más para hacer turismo. A Fraga da Marronda o la de Carballido componen dos parajes naturales de alto interés ecológico y cinegético, donde podrá encontrar el viajero curioso muchas especies autóctonas de flora y fauna.
Para acabar esta ruta natural hemos elegido esta hermosa cascada de Vilagocende, a solo 5 kilómetros del núcleo da Fonsagrada.
Es el punto y final de una recomendable ruta ecológica, entre Asturias y Galicia.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook