Mapa de recursos


El Castillo de los Pobres.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

¿Qué hacen los pobres con un castillo?

El Castillo de Pambre es actualmente propiedad de los Hermanos Misioneros de los Enfermos Pobres gracias al legado de su propietario Manuel Taboada, Conde de Borraxeiros.

 
El Castillo de Pambre es, sin duda, la mejor muestra de la arquitectura medieval militar de Galicia y una de las pocas fortalezas que permanecen en pié tras la revolución de los Irmandiños. Su historia ya la conocen.
Posee una muralla exterior, adaptada a la configuración del terreno, cuyos muros tienen un espesor de mas de dos metros y llegan a los cinco en la zona de la puerta. De esta entrada destaca el arco de medio punto y el escudo de la familia Ulloa. A la derecha, la capilla de San Pedro, es del siglo XII. La fortaleza es una edificación de planta cuadrada, con cuatro torres situadas en los vértices. Sobre ella se levanta la Torre del Homenaje, también de planta cuadrada y de tres plantas. Todas las torres están almenadas en voladizo con almenas en punta o triángulo y su interior se ilumina mediante pequeñas ventanas con "faladoiros", derrame interior y arco rebajado.
En octubre del 2008, el arquitecto César Portela cifró el valor del Castillo y sus tierras en diez millones veintiocho mil euros, en un informe que elaboró a instancias del que era entonces su propietario, Manuel Taboada Fernández, conde de Borraxeiros. Incluía en ese precio los 1.300 metros del edificio principal, la capilla, el hórreo, los alpendres y almacenes, el molino y el canal de la presa, y todos los terrenos circundantes. El conde de Borraxeiros falleció hace poco mas de un año y donó todas estas propiedades a los Hermanos Misioneros de los Enfermos Pobres, una ONG de carácter religioso fundada por un gallego. Pero, antes de visitarla sepamos quien fue Manuel Taboada Fernández, un neo noble que compró el título y el castillo, que legó en su testamento a los pobres, dicen que porque no había conseguido venderlo en vida ni a la Xunta de Galicia, ni a la Diputación de Lugo ni al Ayuntamiento de Palas de Rei, que sí tenía planes para usos culturales del edificio, aunque no presupuesto para hacerse con este bien protegido por la ley del Patrimonio Cultural, aunque, a pesar de ello, el conde lo mantuvo cerrado, a cal y canto, durante los últimos 35 años.
Manuel Taboada Fernández fue, en realidad, un inspector de Trabajo que compró no solo un castillo sino el título de conde. Su vida está llena de luces y sombras, como la fortaleza, que pocas veces visitaba. Sus caseros lo tildaban de rácano y la revista Interviu lo implicó en el escándalo de las cuotas lácteas; afirmaba que sin tener una sola vaca obtuvo derechos para producir 150.000 litros de leche. Al final de su vida se convirtió en conde bueno y legó su principal propiedad a los Hermanos Misioneros de los Enfermos Pobres, que pretenden ahora venderla para solventar los muchos problemas económicos que tiene el albergue de transeúntes que regentan en Vigo. Al menos eso es lo que confiesa el Hermano Donaire, superior de esta orden, poco conocida a nivel popular, pero que desarrolla una extraordinaria labor entre las personas que se encuentran en situación de riesgo de exclusión social. Hace ya más de 60 años que un gallego, el Hermano Antonio, fundó el Instituto de los Hermanos Misioneros de los Enfermos Pobres y de la Santa Cruz bajo la advocación de San Camilo de Lelis. Su mayor preocupación eran los enfermos abandonados de posguerra, causa última de todo su trabajo y sacrificio, que lo llevó a fundar los centros de atención a marginados de Barcelona, Vigo, Coruña y Perú. Aunque con ideales religiosos, en realidad es como una ONG comprometida con los más desfavorecidos, ofreciéndoles apoyo y soporte integral, que garanticen su recuperación e inserción en la sociedad.
Acuciados por los problemas económicos, en una época muy crítica, la venta del Castillo de Pambre es su tabla de salvación.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook