Mapa de recursos


Sandiás, vivir del campo.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

A los habitantes de Sandiás no les faltan inciativas y proyectos.

A Sandiás, se llega cómodamente por la A-52 o por la Nacional 525. Está a tan sólo 33 kilómetros de Ourense, en la comarca da Limia y tiene muy cerca a Xinzo, que marca en buena medida el ritmo diario de este municipio de cerca de dos mil habitantes.

 
Los que no se desplazan a trabajar fuera del pueblo, organizan sus quehaceres cotidianos dentro de las parroquias de Piñeira de Arcos, Couso da Limia y el propio Sandiás. Son quehaceres principalmente agrícolas y ganaderos porque la gente de Sandiás vive sobre todo del campo. La desecación de la Lagoa de Antela que apostaba por ganar nuevas y fértiles tierras que transformarían la realidad social de aquel entorno, desembocó finalmente en el monocultivo. Sandiás, como casi toda la comarca de A Limia apostó por una osada explotación agrícola basada, casi en exclusivo, en la patata. Una apuesta arriesgada que llevó pareja una profunda remodelación de las explotaciones más tradicionales con salientables inversiones en maquinaria, tecnología e, incluso, investigación. Por esa vía y con la ayuda del Instituto del Campo quizás sea posible eliminar la fuerte dependencia del monocultivo de la patata. De momento ya funcionan ocho invernaderos de flores y se experimenta con la posibilidad de nuevos cultivos. Las granjas de pollos y cerdos también tienen cierta importancia, pero los animales que aportan verdadera riqueza son las vacas de las explotaciones lecheras, y en menor medida pequeñas cabañas de ovejas. Pero en Sandiás también se vive de la industria arenera que llegó al pueblo tras la desecación de Antela. En este momento trabajan en Sandiás siete empresas areneras que abastecen el mercado gallego y también exportan a Portugal. Para el pueblo significan casi cien puestos de trabajo directo y un volumen de negocio que supera los 600 millones de pesetas al año. Muchas de estas empresas solicitan un lugar donde ubicarse y en el concello están trabajando ya en el diseño de dos polígonos industriales que podrían acogerlas. También hay muchas ganas de convertir el aeródromo en la sede de un futuro Aeroclub.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook