Mapa de recursos


La Nueva Alameda.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Desde Galicia Para el Mundo viajamos a Pontevedra, capital de las Rías Bajas.

La remodelada Alameda de Pontevedra recupera su mejor aspecto con la restauración de los murales creados por Carlos Sobrino y otras mejoras que devuelven su esplendor a uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad.

 
Esta Alameda era el viejo Campo de Rodas, un lugar de trabajo más que de ocio, en el que los marineros de Pontevedra y las redeiras cuidaban los aparejos cuando A Moureira era también puerto pesquero.
Hoy es uno de los lugares mas paseados de la capital de las Rías Baixas y a principios de este año 10 finalizaron los trabajos que le devolvieron el esplendor perdido a lo largo del tiempo.
Esta Alameda recuperada nació como principal parque de la ciudad en el año 1882, obra de los hermanos Sesmeros, y sus símbolos son las dos grandes columnas de piedra que se levantan en la escalinata sur, desde donde, antiguamente, se alcanzaba la mejor vista de la Ría. La remodelación llevada a cabo este año en la vieja Alameda preservó no solo la vegetación, sino también los elementos arquitectónicos y artísticos que hicieron de este lugar uno de los grandes centros de ocio urbano de la Galicia del siglo XIX.
El parque tiene sus joyas artísticas: los históricos mosaicos realizados por el pintor Carlos Sobrino en 1927 y que ahora han sido restaurados por un equipo dirigido por Mercedes Cifuentes. Se trata de 23 paneles de cerámica que habían sido confeccionados en una famosa fábrica sevillana de la época, pero que en las últimas décadas se vieron aquejados por los males propios de una climatología muy adversa y también por alguna acción vandálica de infausto recuerdo. Este conjunto artístico recuperó todo su esplendor y esta esquina de la vieja Alameda vuelve a ser un precioso mural que refleja escenas de la vida y paisajes de Pontevedra y su ría.
Al interés artístico, derivado de la autoría de Carlos Sobrino, se une el virtuosismo en la elaboración de las piezas por parte de la fábrica sevillana Mensaque Rodríguez y Cía. Buena prueba de esta calidad es la ausencia de sales procedentes del subsuelo de la Alameda o del exterior, o la ausencia de defectos de la cocción, lo que facilitó más los trabajos de restauración en el peor invierno de los últimos cincuenta años.
La nueva Alameda de Pontevedra recuperó también su mejor aspecto gracias a la reposición del mobiliario, la necesaria canalización de las aguas, la limpieza y restauración de los elementos de piedra y la puesta a punto del viejo palco de la música, otro de los emblemas del recinto.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook