Mapa de recursos


Viajeros y leyendas

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Las rutas turísticas de Sandiás discurren por senderos legendarios que podemos recorrer a modo de auténticos prefectos romanos o como simples peregrinos.

Por fin hay un plan para acercar al gran público toda la importancia de los restos romanos de Sandiás, que no debe ser poca cuando una buena parte de los investigadores sitúan aquí en Sandiás la famosa mansión Geminia.

 
Los primeros caminantes lo llamaron Vía Nova, otros lo aprovecharon después como parte de la Vía de la Plata hacia Santiago de Compostela. Lo que queda claro, en todo caso, es que esta es una tierra de tránsito desde el principio del mundo cristiano. En tiempos del emperador Tito pasaba por aquí el itinerario XVIII de los que figuran en la obra de Antonino que viene a ser una guía Campsa de la época romana. La Vía Nova pasaba necesariamente por aquí enlazando Braga con Astorga. El recorrido original de la calzada, olvidado en algunos lugares y todavía vivo en otros tramos, se intenta recuperar a través de hipotéticas localizaciones a partir de los restos encontrados. Aquí en Zadagós apareció este miliario dedicado a Maximino y Máximo. Está datado entre los años 237 y 238 después de Cristo, igual que algunas piezas de cerámica romana encontradas que se conservan en el Museo Arqueológico de Ourense. En la pista que nos lleva de aquí a la Corga se encontró otro miliario. Éste con inscripción a Galerio y que por lo tanto podría haberse levantado unos setenta años más tarde, entre el 305 y el 311 después de Cristo. En Couso da Limia, al lado del viejo camino apodado Rodeira das Santas, apareció un tercer miliario. Se encontró fragmentado y con inscripciones de los emperadores Treboniano y Volusiano. Después de los romanos esta ruta la utilizó también Almanzor en sus incursiones al antiguo Reino de Galicia, y tras la reconquista, fueron los cristianos del Sur de la Península y los procedentes del camino portugués de Chaves y Vilareal los que atravesaban Sandiás siguiendo la Vía de la Plata para peregrinar a Compostela, y a su paso dejaron una estela de leyendas traídas de todas partes con las que siempre trataban de explicar la misteriosa presencia de la gran Lagoa de Antela.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook