Mapa de recursos


Foz, Villa Veraniega de A Mariña.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La villa de Foz es el centro veraniego mas importante de A Mariña lucense.

Foz se ha convertido en un centro turístico gracias a un rico patrimonio histórico, el atractivo de sus playas y tierra adentro los rios Masma y Ouro contribuyen a crear un entorno admirable.

 
Calles llenas de terrazas y colorido de verano. Foz desparrama su vida entre el mar y la tierra. Visitarlo sirve para darse cuenta de que todavía es posible vivir sin estridencias y disfrutar de los pequeños detalles que nos regala el día a día.
Su casco urbano agrupa a la mayor parte de la población del municipio, unos 10.000 habitantes, que en verano se multiplica por tres. Es el centro neurálgico de una buena parte de la Mariña Lucense, una de las comarcas más bellas de Galicia.
Foz vive a estas alturas del año de ese turismo que cada verano irrumpe en la villa con la decisión y el derecho que le otorga la fidelidad. Los apartamentos se alquilan de un año para otro. Los Campings dejan las plazas reservadas a muchos de sus clientes, y los hoteles y las casas de turismo rural se llenan .
Durante dos o tres meses el pueblo se transforma en una villa ociosa que no hace otra cosa que levantarse para divertirse y disfrutar del verano.
Pero no sólo de sus playas vive Foz. El puerto pesquero desempeñó un destacado papel comercial desde el silo XII. Se convirtió en uno de los únicos puertos de la cornisa cantábrica con tráfico internacional. Contaba además con uno de los astilleros más importantes de Galicia, y la pesca de la ballena era la más productiva para los pescadores y armadores focenses.
En un rincón del viejo barrio marinero, manos curtidas reparan las redes. Su piel es distinta, salada, pero su resistencia permite que no abandonen su oficio.
Es la imagen de un pueblo marinero que ya vivió tiempos mejores a bordo pero que no renuncia a subirse a sus embarcaciones.
Pero Foz tiene más cosas que el mar. Empezaremos por la Basílica de San Martiño, que fue antigua catedral y la sede episcopal de la diócesis de Mondoñedo. Es la catedral con culto más antigua de España. El templo tiene su origen en el Monasterium Maximi, fundado por un grupo de bretones que huyeron de Gran Bretaña en el siglo V. Conserva rincones levantados en el siglo VI aunque la mayor parte de la construcción correspondió al X, XI y XII. En 2008 se restauraron las pinturas murales que estaban ya a la vista y se recuperaron escenas que estaban escondidas por los encalados. Estos últimos hallazgos, del siglo XII, están considerados como los más antiguos de Galicia.
Y de ahí nos iremos a la Ermita de San Gonzalo. Un lugar con mucha leyenda. Pero habrá que seguir conociendo historias. En A Frouxeira nos encontraremos con los restos de lo que fue la fortaleza del Mariscal Pardo de Cela. Desde este antiguo asentamiento disfrutarán de unas vistas excepcionales. Cuentan que había un túnel que unía esta fortaleza con la Torre del Homenaje de Alfoz.
Y llegamos al Castro de Fazouro. No se puede delimitar con exactitud la fecha del asentamiento pero se cree, por los restos hallados, que estaría entre los siglos I y II d.C. Es único porque no se conoce otro con escaleras. Enclavado en Punta do Castro, una pequeña península que se interna en el mar, sobre una zona acantilado. Sería el único castro marítimo escavado de la zona.
Haremos un alto junto al Cristo de Santa Celicia, antiguamente se enterraba aquí a los niños que morían sin haber sido bautizados.
Y entre tanta leyenda disfrutaremos de los paisajes de esta villa, y más tarde de sus playas!


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook