Mapa de recursos


Viajando en Coche.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Hoy parece olvidada la histórica inaccesibilidad de esta esquina atlántica ibérica.

Hasta hace unos años, había que venir por serpenteantes carreteras que mas bien recordaban las vetustas vías romanas, los caminos reales o las entrañables corredoiras que conducían a la aldea del abuelo.

 
Les llamaban locos por comprar y reparar viejos cacharros. Pero su pasión por los automóviles clásicos superó cualquier tipo de dificultad. Algunos llevaban más de veinte años recuperando las bellezas automovilísticas de otra época, pero se agruparon en un club después de la primera concentración que se celebró en Galicia, en 1982. Desde aquel entonces el Club Gallego del Automóviles Antiguos aumentó sensiblemente su flota y su número de miembros. Viajar en uno de esos viejos pero entrañables cacharros por las rutas Xacobeas es una aventura que este año han hecho.
Es un apasionado de las cuatro ruedas, Hoy nos subiremos con él en su Plymouth para recorrer algunos de los paisajes que el Camino de Santiago nos presenta a su paso, y para saber un poco más de su amor a los coches.
Empezaremos por el camino portugués.Aquí nos encontramos con la magia de Cabo Silleiro. Donde todavía se eleva su faro, el faro Baredo, santo y seña para navegantes. No podía faltar esta luz en la oscuridad en esta costa accidentada no exenta de peligros. Fue zona defensiva en tiempos de piratas. De aquella época dan testimonio mudo algunos restos de fortificaciones y cañones.
Y volveremos al paso de la Torre medieval de los Andrade, parte del camino Inglés. Es muy fácil retroceder en el tiempo subidos a una joya como esta. Es el símbolo más importante de Pontedeume. A finales del siglo XIV esta atalaya formó parte del palacio que habitaba Fernán Pérez de Andrade. Sólo se conserva la Torre y el jardín botánico.
Adentrándonos en la provincia de Lugo llegamos a Portomarín. Se trata de un pueblo que son dos. El que vive en el recuerdo. Sumergido bajo las aguas del Miño, que fue anegado por el embalse de Belesar en los años sesenta del siglo XX. Y el Portomarín que nos encontramos hoy, si hacemos un alto en el camino. El de las calles empedradas y las construcciones armoniosas. La iglesia-fortaleza de San Xoán se salvó de las aguas porque fue trasladada piedra a piedra hasta donde se encuentra ahora.
Iremos ahora más al norte, hasta llegar al límite con Asturias. La magia de este lugar no estaría completa de faltar el río. El Eo, que todo lo entiende, es el origen y el nombre de esta ría. Estamos en la puerta norte de la Galicia de las peregrinaciones.
Estas rutas, los 10 caminos de Santiago, conservan vivo el espíritu del caminante a Compostela. Y de los que, en honor al Apóstol, llegan a Santiago subidos en un coche de los años 40. Un lujo de camino.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook